Fotografía tomada por María Mantas de la espuma sobre el río Guadalquivir
Fotografía tomada por María Mantas de la espuma sobre el río Guadalquivir - ABC
MEDIO AMBIENTE

Un vertido químico genera una nube de espuma sobre el Guadalquivir a su paso por Villa del Río

Ciudadanos denuncia la situación a la CHG y pide al Ayuntamiento que esté «vigilante» en la campaña oleícola

CÓRDOBAActualizado:

El pasado 7 de enero, la coordinadora de Ciudadanos en el Alto Guadalquivir, María Mantas, denunció públicamente la situación anómala que habían advertido los vecinos de la localidad de Villa del Río en el Guadalquivir a su paso por la localidad. Sobre el río se detectó una nube de espuma artificial de casi un metro de altura en el colector que desemboca en el río, en el punto conocido como «Paso de la señá». Los técnicos de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) tomaron muestras del agua para comprobar que se trataba de un vertido químico, asegura Ciudadanos.

Mantas considera que las autoridades locales deben estar «ágiles» a la hora de detectar y denunciar vertidos a los organismos competentes para que estos actúen con rapidez. Por este motivo, la coordinadora de Ciudadanos ha solicitado mediante un escrito al gobierno del Ayuntamiento de Villa del Río que esté «vigilante» con posibles vertidos de sustancias químicas al Guadalquivir. Una actitud que debe tomarse durante todo el año, pero más aún durante la campaña oleícola, «uno de los momentos del año en los que más vertidos ilegales se detectan, especialmente los fines de semana y los festivos».

Además, Mantas añadió que «sería deseable que las sanciones económicas que impongan a los culpables acaben volviendo al municipio en forma de partidas que nos ayuden a recuperar el daño causado a nuestro ecosistema y a limpiar los cauces de nuestro río». De igual forma, Mantas agradeció el trabajo realizado por la CGH y la Junta de Andalucía en esta materia, activando planes específicos para que en la campaña del aceite «no se contamine de manera sistemática el agua de nuestro río». Aún así, considera que son necesarios «más planes de prevención efectivos, para no tener que actuar una vez que ya se han ensuciado los cauces».