Basura junto a Mirabueno, con la cementera al fondo
Basura junto a Mirabueno, con la cementera al fondo - VALERIO MERINO
SOCIEDAD

Un vertedero junto a las viviendas de Mirabueno en Córdoba

Los vecinos reclaman una intervención ante la acumulación de basura en la zona

CÓRDOBAActualizado:

A escasos 200 metros de la primera línea de viviendas del residencial Mirabueno, uno de los núcleos urbanos de gama alta de la ciudad, se concentra algo parecido a un «estercolero» urbano. Así lo califican -y denuncian- vecinos tanto de esta urbanización como usuarios y senderistas a los que gusta transitar por una zona que comunica la ciudad con espacios como La Palomera, entre otros lugares próximos y situados en la misma falda de Sierra Morena. Allí encontramos desde váteres rotos hasta vasos de plástico y vidrio, cascos de botellas, latas, sofás y todo tipo de residuos que han convertido esta prolongación del Parque de la Asomadilla en un foco «insalubre» y «horroroso a la vista».

Rafaela Gaitán, vecina del barrio de El Naranjo, es una de las personas que han alzado su voz. Lo ha hecho, como suele decirse, alto y claro, y se ha valido de las redes sociales para poner de manifiesto que tanto este espacio como otro que hay más próximo al campo de fútbol de la Asomadilla están hechos un desastre y, lo peor, que «nadie está haciendo nada por evitarlo». Ella explica a ABC que este «estercolero», que hace algunos años ocupó un grupo de rumanos, cuenta incluso con restos de las obras de la Ronda Norte que quedaron suspendidas hace casi diez años. Los vecinos consultados de Mirabueno -que han preferido ocultar su identidad- ponen sobre la mesa el uso de este solar como «basurero» y el consiguiente descontrol por parte del Ayuntamiento. Aludieron en este sentido a la existencia de «focos de botellón», que encuentra su explicación en la existencia de vidrios de botella, vasos, plásticos y otros elementos frecuentes en estos encuentros juveniles nocturnos.

La existencia de latas de conserva, sofás, váter rotos y un largo etcétera de residuos evidencian que no se trata sólo de «botellones», sino que el problema es de una magnitud superior o, al menos, más amplia. «Está claro que aquí viene la gente a dejar la basura, porque es un lugar de paso y les viene, pero vamos esto es una guarrería», apunta otro de los vecinos consultados sobre la materia. La «insalubridad» está fuera de toda duda, como expone Rafaela Gaitán, pero también critican el deterioro del paisaje urbano. Hay que recordar que los propietarios de las viviendas que se encuentran a apenas 200 metros llegaron a pagar en su día hasta cerca de 500.000 euros por algo que entendían como «lujoso».

Envenenamiento de gatos

Pero hay más. Desde la Asociación Asomadilla Ayuda Animal apuntan también a otro solar en similares condiciones que se encuentra ubicado junto al campo de fútbol de la Asomadilla, a casi un kilómetro en línea recta de la otra zona y, por tanto, igualmente en el entorno de la futura Ronda Norte. Este colectivo, que se ha implicado además en la limpieza de esta zona, ha denunciado el «envenenamiento» de gatos. En torno a medio centenar de felinos, según los datos que manejan, han muerto por esta misma razón. También aportan pruebas de que hay gatos que han sufrido «plomillazos».