LEVANTE

Vecinos y comerciantes piden el arreglo del solar abandonado junto al cementerio de San Rafael

Denuncian el estado del terreno, una «zona peligrosa», y piden que el Ayuntamiento intervenga

Una mujer atraviesa el solar, inundado por las lluvias, entre los coches aparcados
Una mujer atraviesa el solar, inundado por las lluvias, entre los coches aparcados - RAFAEL CARMONA

Es un amplio solar abandonado y sucio que se inunda cuando llueve. No tiene iluminación y la vegetación se abre camino entre muebles viejos y algún que otro campamento, aparentemente habitado. No es precisamente el lugar donde le gustaría dejar su coche aparcado y sin embargo, cada día sirve de cochera a decenas de vehículos. Este extenso «llano» ubicado junto al cementerio de San Rafael lleva años en estado de total abandono. Hasta el punto de que si uno se arriesga a atravesarlo podría encontrar entre la basura acumulada incluso una bolsa del Pryca viejo.

El motivo de que los vecinos y comerciantes de la zona utilicen como aparcamiento este desaliñado espacio no es otro que la falta de plazas de parking con las que cuenta la zona de Levante. El parking municipal construido en el lateral del cementerio resulta insuficiente para un barrio que cuenta además con un Centro Comercial Abierto -el de La Viñuela- cuyos negocios se ven perjudicados por la dificultad de dejar el coche en sus cercanías.

De ahí que quienes conviven a diario con el solar, de propiedad privada, coincidan en que sería una buena idea intervenir sobre él y convertirlo de una vez en lo que ya es extraoficialmente. «Se podría hacer incluso un parking de dos plantas», propone Pepe Cuevas, vecino de la Avenida de Libia, harto de dar vueltas con el coche por el barrio para acabar rindiéndose y dejarlo en el llano.

Otros no se resignan. «Prefiero dar cuatrocientas vueltas hasta aparcar en alguna calle que dejarlo allí», asegura Alfonso Pérez, de Motos Vicente, que lleva el tiempo suficiente en la Avenida de Libia como para dar fe de que el solar no se ha tocado desde hace décadas. «Si dejas ahí el coche no sabes cómo te lo vas a encontrar el día siguiente. Sin ruedas, con una rama encima...». Va más allá: considera el llano una zona peligrosa a la que es arriesgado entrar cuando se hace de noche. La asociación de comerciantes del barrio tiene constancia de que ha habido más de un intento de violación y el menudeo de droga es frecuente. La policía les ha dicho que no pueden asegurar la vigilancia al tratarse de una propiedad privada.

Acumulación de basura en el solar, junto a la tapia del cementerio
Acumulación de basura en el solar, junto a la tapia del cementerio- RAFAEL CARMONA

Árboles en riesgo de caída

Sobre la peligrosidad de la zona alerta también otro vecino de la avenida, Rafael Sanz, que asegura que ha habido robos e incluso recuerda tres sucesos recientes que acabaron de forma trágica. Además, quien entra al solar se arriesga a tener un incidente con alguno de los árboles secos que se levantan en él. «Algún día se caerá uno a la carretera y tendremos una desgracia», lamenta.

El terreno es de propiedad privada, pero ante la inacción de los propietarios, los vecinos y comerciantes de la zona consideran que el Ayuntamiento debería tomar cartas en el asunto e intervenir para adecuarlo como aparcamiento. «Eso daría vida a los negocios del Centro Comercial Abierto», defiende Manuela Cano, de la Autoescuela Acción, que está «harta» de tener que aparcar en un suelo «lleno de baches que nos hace polvo los amortiguadores». Además, si se da el caso de que ha llovido, los charcos entierran las ruedas y los vehículos se llenan de barro, tal y como ha sucedido esta semana. «Cada vez que llueve hay que entrar aquí con katiuskas», bromeaba ayer Juan López, un vecino de Cañero que suele pasar por allí a menudo. Además, alerta de la fauna con la que conviven los coches: «¿Ratas? He visto hasta liebres».

La Asociación de Comerciantes de La Viñuela ha trasladado en diversas ocasiones al gobierno municipal de turno el malestar que genera el estado del terreno, que además da mala imagen al barrio. El Ayuntamiento se escuda en que el solar no es de su propiedad aunque su adquisición está en el aire desde tiempos de Julio Anguita. Entretanto, sí se realizan actuaciones menores de limpieza: el jueves, operarios de Sadeco adecentaban la zona del llano que colinda con la carretera.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios