AYUNTAMIENTO

Urbanismo disputa a la orden claretiana parte de San Pablo

Pretende abrir una investigación para ver si parte de los terrenos de la manzana son propiedad de los religiosos o del Estado

Huerto de San Pablo
Huerto de San Pablo - ARCHIVO

La Gerencia de Urbanismo pretende abrir una investigación para aclarar si parte de los terrenos de la manzana de San Pablo son propiedad de los claretianos, como pone en el Catastro, o del Estado, como sospecha el organismo municipal. La cuestión ha surgido a raíz del pago del justiprecio sobre el callejón del Galápago, una franja de terreno que conecta Orive con la calle Capitulares. El Consistorio ha decidido abonar el justiprecio de la operación, unos cien mil euros, como paso previo para discutirle la propiedad a la orden religiosa.

La propiedad de la llamada manzana de San Pablo es uno de los pleitos más interesantes de la Córdoba de los últimos siglos. El templo fue desamortizado por Mendizábal, volvió a propiedad de la Iglesia y un obispo se lo legó a los claretianos que se hicieron cargo de que el monumento (con todos sus bienes anexos) no cayese en la ruina. El Obispado intentó recientemente reclamar la propiedad del templo y fracasó. Una sentencia del Supremo decidió darle la razón a la orden en un pleito realizado entre docentas de documentos históricos de carácter probatorio.

Conexión con San Andrés

El Ayuntamiento adquirió a la orden religiosa los terrenos anexos a la parroquia para la construcción del actual parque de Orive y, desde hace mucho tiempo, ha desarrollado ideas para hacer más permeable toda esa manzana. Las ideas han sido varias: desde la expropiación del cine Coliseo San Andrés para abrir una conexión con el huerto de Orive hasta la creación de un acceso libre entre Capitulares y la nueva zona verde a través del actual aparcamiento para los automóviles municipales anexo a la Delegación de Cultura de la Junta. Existe un plan especial con ideas más arriesgadas, que nunca se han plasmado, como la apertura al público de una parte de la cimentación del Templo Romano —las antérides— y hacerlas visitables bajo la calle Capitulares.

El Ayuntamiento de Córdoba nunca se ha dado prisa en estas materias. La Gerencia de Urbanismo inició los trámites para adquirir el callejón del Galápago en 2006, cuando las iniciativas de Orive formaban parte de la agenda municipal por medio de unas largas actuaciones que permitieron desarrollar la zona verde.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios