Informe para encargar la campaña
Informe para encargar la campaña - ABC
Reportaje

El contrato de Durán: tres millones de pesetas con tres folios

La campaña comenzó el mismo día que se firmó el informe-propuesta

CÓRDOBAActualizado:

Tres folios. Esa es la cantidad de papel que se utilizó para tramitar el contrato realizado por el presidente del Parlamento de Andalucía, Juan Pablo Durán, a la empresa de su sobrino, según la documentación que se ha trasmitido a los grupos parlamentarios. Tres folios que son el expediente administrativo más escueto de la historia de los expedientes administrativos. Y donde no hay las cuestiones mínimas que dicen cómo se gasta el dinero público. En la oposición están verdaderamente sorprendidos y no es para menos. Se gastaron casi 17.000 euros (unos tres millones de pesetas) con tres hojas. Cualquier interventor en sus cabales hubiera tirado por la ventana a alguien.

El presidente del Parlamento no ha enviado un contrato ni una adjudicación sino una memoria realizada por una de sus asesoras, la exdelegada de Innovación de la Junta Sol Calzado, y el remitido que se realizó desde el departamento de contratación al de gestión económica. Cualquiera que haya tenido una mínima relación con la Administración (y el Parlamento lo es) sabe que faltan cosas básicas.

Quién buscó a quién

En primer lugar, una de las dudas del expediente es que no se sabe quién buscó a quién. Si Durán a la empresa o la empresa a Durán. De hecho, lo único que existe es una pequeñísima memoria, folio y pico, en la que el Parlamento dice que es muy importante el cuatro de diciembre e internet. Además, afirma que la empresa elegida, El Cañonazo, es buenísima y que ha trabajado con importantes marcas (no dice cuáles). Asegura que es especialista en «storytelling» transmedia (es decir, que cuenta historias por medio de distintos soportes). Dice que la empresa «está revolucionando el sector» motivo por el cual propone pagarle 14.047 euros más IVA. La razón de esta cifra tan extraña es que, con la nueva Ley de Contratos del Sector Público, deja de ser un contrato menor cuando supera los 15.000 euros (esa cifra, antes, llegaba a los 18.000 pero se bajó para reducir las corruptelas).

El problema es que no se dice en qué. La empresa tiene que diseñar una campaña pero no se sabe si han de ser más o menos vídeos, más o menos plataformas o unos objetivos de impacto más o menos concretos. Solamente afirma que se debe orientar a los jóvenes. Punto y final. El documento se firma el 22 de noviembre y pasa al departamento de gestión económica el 24 de noviembre. En teoría, aún no había ninguna adjudicación pero la campaña tenía que comenzar, según el informe Calzado, el 23 de ese mes. Con esa lógica temporal, la campaña empezó sin que se hubiera adjudicado aún el contrato.

Hay que reconocer que en esta cuestión todos han estado rápidos. Si el informe de Sol Calzado (la jefa de comunicación de Durán, Mercedes Pastor, no ha escrito nada) es el 22 de noviembre y se pasa a gestión económica el 24 de noviembre, el primer impacto externo es el 22 de noviembre, un día antes. En buena lógica, una empresa tardaría unas semanas en montar el material, realizar un diseño atractivo y generar una estrategia en redes. Sin embargo, ese día aparece una cuenta de Instagram (dirigida al público joven) donde ya hay imágenes de la campaña que emite también un vídeo callejero sobre opiniones ciudadanas sobre qué paso durante el cuatro de diciembre. Es decir, el mismo día en el que la jefa de gabinete de Durán está firmando su informe, la campaña está en marcha con la imagen corporativa montada.

El 27 de ese mes, tres días después, se lanza el primer vídeo completo que ha contado, según un acta de la mesa del Parlamento, con recursos del Centro de Estudios Andaluces. En tres días, se ha montado una campaña que ha sido defendida por el presidente de la Cámara como un auténtico éxito. Sobre todo, por el alto número de visualizaciones de las tres piezas que han estado circulando por la red hasta el cuatro de diciembre.

Con las normas del Parlamento en la mano, el expediente administrativo adolece de no pocos problemas. Por ejemplo, a la oposición no se le ha facilitado de dónde sale el dinero. Lo que en la Administración se llama realizar un contraído, garantizar que se dispone de una partida suficiente para abonar los gastos. Tampoco se tiene un elemento clave. Y es la adjudicación. El decreto que le dice a una empresa que haga algo en un plazo determinado. Este es un ejemplo de adjudicación de un contrato menor de la Diputación de Córdoba.

Por último, llama poderosamente la atención un asunto clave: la transparencia. El contrato no fue publicado en internet a pesar de que en el perfil del contratante (una web donde se anuncia casi todo lo que se compra y que se vende) aparecen otros contratos similares, de la misma cuantía.