Imagen del edificio central de la prisión que se reconvirtió en centro cívico municipal
Imagen del edificio central de la prisión que se reconvirtió en centro cívico municipal - Á. CARMONA
CRONOLOGÍA

Tres lustros de gestiones y un centro cívico único fruto en los suelos de la vieja prisión de Córdoba

ABC repasa las fechas que han marcado el proyecto para los terrenos de la antigua cárcel

CÓRDOBAActualizado:

Han pasado más de tres lustros desde que Ministerio de Interior y Ayuntamiento de Córdoba sentaron las bases de un acuerdo para derribar la prisión de Fátima y generar un gran espacio para el barrio, con nuevos equipamientos, zona verde y pisos. Tras década y media, la única pieza de las previstas en la operación que se ha ejecutado ha sido la conversión del edificio principal de la cárcel en centro cívico municipal. Éstos son los hitos temporales de un pacto que no ha dado casi frutos, pero que Interior y Urbanismo quieren impulsar ahora.

2016: Abre el centro cívico

En abril de 2016, se abre el centro cívico en lo que queda de la vieja prisión, aunque se había previsto que estuviera operativo en 2011 tras su reforma. En el mandato 2011/2015, el gobierno municipal del PP (cogió el relevo de IU), en pleno ajuste de las arcas municipales, alegó que, con lo concedido por los fondos «anticrisis» nacionales, no se culminó la reforma.

2017: Un proyecto en reactivación

En el verano de ese ejercicio, se conoce, a través de una respuesta del Gobierno a congresistas del PSOE, que Interior está solicitando cambios al Ayuntamiento en el plan especial que ordena el solar de la vieja cárcel. Lo que plantea básicamente es un aumento del número de pisos que se puedan acometer en ella: de 190 a 236. En enero de 2018, se empieza a tramitar esta modificación, que tiene el visto bueno de Urbanismo.