Imagen del edificio central de la prisión que se reconvirtió en centro cívico municipal
Imagen del edificio central de la prisión que se reconvirtió en centro cívico municipal - Á. CARMONA
CRONOLOGÍA

Tres lustros de gestiones y un centro cívico único fruto en los suelos de la vieja prisión de Córdoba

ABC repasa las fechas que han marcado el proyecto para los terrenos de la antigua cárcel

CÓRDOBAActualizado:

Han pasado más de tres lustros desde que Ministerio de Interior y Ayuntamiento de Córdoba sentaron las bases de un acuerdo para derribar la prisión de Fátima y generar un gran espacio para el barrio, con nuevos equipamientos, zona verde y pisos. Tras década y media, la única pieza de las previstas en la operación que se ha ejecutado ha sido la conversión del edificio principal de la cárcel en centro cívico municipal. Éstos son los hitos temporales de un pacto que no ha dado casi frutos, pero que Interior y Urbanismo quieren impulsar ahora.

La alcaldesa en 2002, Rosa Aguilar, con representantes de Interior
La alcaldesa en 2002, Rosa Aguilar, con representantes de Interior-ARCHIVOi

2002: Acuerdo por la prisión

El Ministerio de Interior y el Ayuntamiento de Córdoba llegan a un acuerdo sobre la vieja prisión de Fátima (en desuso desde 2000). El Gobierno cede 20.000 metros del futuro solar (aún no se había tirado) para zonas verdes o equipamientos. El Consistorio entrega al Estado dos parcelas en Las Quemadas para que levante un centro de inserción social. Restan aún fijar plazos y prioridades dentro de la operación.

2005: Arranca la demolición

En septiembre, comienza la demolición de la prisión. Su derribo da lugar a una operación en la que Interior se reserva una bolsa de suelo de algo más de 5.000 metros cuadrados para construir viviendas. El Ayuntamiento muestra su interés por hacerse con ese suelo residencial. Interior deja claro que desea continuar siendo dueño de esos terrenos.

Trabjos de demolición de la vieja prisión de Fátima
Trabjos de demolición de la vieja prisión de Fátima-ARCHIVO

2006: Fin del derribo y papeleo

En febrero de 2006, concluye la demolición. El proyecto entrará en un fase de papeleo, en la que los vecinos no verán satisfechas sus demandas: que se incluyera la construcción de un parking subterráneo y que todas las viviendas que se levantaran fueran VPO. En 2007, va tomando forma el plan especial (PERI) que ordenará urbanísticamente esta gran bolsa de suelo (26.193 metros cuadrados).

2008: Se aprueba el diseño final

En junio de 2008, el Pleno del Ayuntamiento de Córdoba aprueba el plan especial que define la configuración final de los terrenos de la vieja cárcel. Se levantarán 190 viviendas, de las que 80 serán VPO. Además, el edificio principal de la cárcel, que se dejó en pie, será centro cívico. El Consistorio construirá otro edificio de equipamientos (2.108 metros cuadrados) y se reserva una bolsa de suelo de espacios libres (15.570), que permitirá una gran zona verde.

El alcalde en 2011, Andrés Ocaña, visita las obras de la parte de la prisión no derribada
El alcalde en 2011, Andrés Ocaña, visita las obras de la parte de la prisión no derribada-R. C.

2011: Fondos para el centro cívico

Con la crisis desatada y el mercado inmobiliario hundido, Interior no puede dar salida a los suelos. En cuanto al edificio que se conserva de la prisión, Capitulares anuncia en 2011 que antes de finalizar ese año habrá concluido su reforma para su conversión en un centro cívico tras invertir en él 769.000 euros de los fondos «anticrisis» estatales. Habrá que esperar un lustro para que abra.

2015: Señales de vida de los pisos

En diciembre de 2015, en un clima de recuperación económica, Interior da una señal que indica que la gran operación para los suelos de la vieja prisión no está muerta. Contrata a un despacho de arquitectos para que comiencen a redactar el proyecto de urbanización. Es un paso previo necesario para que luego se pueda hacer la zona verde o las viviendas.

La alcaldesa, Isabel Ambrosio, en la inauguración del centro cívico de la prisión
La alcaldesa, Isabel Ambrosio, en la inauguración del centro cívico de la prisión-ABC

2016: Abre el centro cívico

En abril de 2016, se abre el centro cívico en lo que queda de la vieja prisión, aunque se había previsto que estuviera operativo en 2011 tras su reforma. En el mandato 2011/2015, el gobierno municipal del PP (cogió el relevo de IU), en pleno ajuste de las arcas municipales, alegó que, con lo concedido por los fondos «anticrisis» nacionales, no se culminó la reforma.

2017: Un proyecto en reactivación

En el verano de ese ejercicio, se conoce, a través de una respuesta del Gobierno a congresistas del PSOE, que Interior está solicitando cambios al Ayuntamiento en el plan especial que ordena el solar de la vieja cárcel. Lo que plantea básicamente es un aumento del número de pisos que se puedan acometer en ella: de 190 a 236. En enero de 2018, se empieza a tramitar esta modificación, que tiene el visto bueno de Urbanismo.