Ganado intervenido por la Guardia Civil
Ganado intervenido por la Guardia Civil - QUERCUS
LOS PEDROCHES

Autorizada la reapertura de la ganadería en Dos Torres denunciada por la Guardia Civil por estafa

Los propietarios de la zona de Córdoba critican la «impunidad» con que trabajan los tratantes ahora investigados

DOS TORRESActualizado:

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil desarticulaba hace unos días dos entramados dedicados al comercio ilegal de vacuno, motivo por el que doce ganaderos han sido imputados acusados, entre otros, de delitos de estafa, contrabando y falsedad documental. La Guardia Civil cifró el volumen de beneficio obtenido en los dos millones de euros e informó que las operaciones se realizaban en dos zonas del país, una en el norte y otra en Andalucía. En cuanto al «modus operandi», los ganaderos implicados procedían a la alteración del crotal, que no es otra cosa que el DNI de los animales, ya que en lugar de notificar la muerte de terneros de manera temprana se guardaban ese documento identificativo para asignarlo a otro comprado en el exterior a un menor precio.

Nada más conocerse la noticia las alarmas saltaron en la comarca de Los Pedroches, ya que la rama andaluza de la investigación condujo hasta la zona norte de la provincia, concretamente hasta la familia conocida como los Millanes, con algunos de sus miembros imputados en el marco de esta operación. Nada que sorprenda ante el historial que acumulan estos tratantes de ganado afincados en Dos Torres, pero que sí preocupa ante la incidencia en el sector de la comarca y los problemas con la trazabilidad del ganado. A pesar de este historial, integrantes de esta familia han conseguido recientemente reactivar su negocio después de obtener la pertinente licencia el pasado mes de abril para seguir operando desde su explotación. Una licencia expedida desde el Ayuntamiento de Dos Torres que informa de que la petición llegó con toda la documentación en regla, según fuentes consultadas por este periódico, señalando a la Delegación Territorial de Agricultura.

La preocupación es latente entre los ganaderos fundamentalmente de Dos Torres, que no quieren volver a una situación que les perjudica, ya que la tasa de prevalencia de la tuberculosis bovina ha disminuido notablemente en el periodo en el que estos tratantes de ganado han estado sin llevar a cabo actividad alguna. Estos hechos pueden llevar incluso a los ganaderos de la zona a futuras movilizaciones para defender sus intereses y mostrar sus quejas ante lo que entienden como «impunidad» después de los casos registrados en octubre de 2016, que pusieron en jaque a las administraciones con los casos de desaparición de vacas que tenían que ser sacrificadas. El historial habla también de violencia hacia ganaderos e incluso hacia dos veterinarios de la Oficina Comarcal Agraria (OCA) Pedroches I que motivó protestas ante las instituciones.

Después de las agresiones ocurridas en el año 2016, el foco se puso en estos tratantes de ganado con la orden de sacrificio de hasta 108 cabezas de ganado distribuidas en dos explotaciones diferentes, una en el término municipal de Dos Torres y otra en la de Villanueva del Duque. Hay que recordar que en ambas ocasiones se personaron tanto la autoridad judicial como la Guardia Civil sin que se pudiera tener constancia del paradero de los animales.