Espacio industrial Tecnocórdoba en la capital cordobesa
Espacio industrial Tecnocórdoba en la capital cordobesa - Álvaro Carmona
EMPRESAS

El parque empresarial Tecnocórdoba lamenta el abandono del Ayuntamiento de Córdoba

Los propietarios reclaman dejar de ser una entidad de conservación y convertirse en polígono industrial

CórdobaActualizado:

Tecnocórdoba no es un polígono industrial. Es una «entidad urbanística de conservación» y esa abismal diferencia de conceptos implica para los empresarios que están allí ubicados añadir a los impuestos que pagan como industriales una serie de cánones por servicios de mantenimiento «bastante caros». Hasta el punto es así, que el presidente de la entidad, Fernando Villena, ha indicado que el índice de morosidad de los propietarios por imago de recibos comunitarios es del 70%.

Así pues, los 200 empresarios que se han asentado allí (únicamente falta por cubrir un pequeño 3% de los 180.000 metros cuadrados que tiene esa zona) hacen frente al pago de limpieza, el agua, la recogida de basura o, incluso, el asfaltado de las calles, que son de propiedad pública, pero funciona como si fuera privada.

Por ese motivo, en algunas asambleas de propietarios, que se reúnen como si fuera una comunidad de vecinos, se ha llegado a plantear la instalación de cancelas cerradas a ambos lados de la calle para que no se pueda pasar, según indicó José Jiménez, gerente de Antelec.

De hecho, pero no de derecho

Lo más llamativo de todo es que este espacio está considerado como polígono industrial por parte de algunas administraciones, como es el caso de la Junta de Andalucía cuando lo menciona en su Boletín Oficial, o forman parte con voz y voto de la comisión de polígonos del Ayuntamiento o bien se le consideró como polígono cuando en 2008 se integró en CECO.

El problema de esta entidad de conservación es que parece no tener fecha de caducidad, a pesar de que suelen nacer hasta que cumplen el objetivo de que la ciudad crezca definitivamente hasta esa zona. «En nuestro caso parece que no va a tener fin y ni siquiera se nos ha dado una fecha límite como hemos solicitado hasta la saciedad al Ayuntamiento», explicó Villena.

Entre tanto, la entidad ni siquiera tiene capacidad de representación ante otros organismos como la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, «que no nos ha hecho ni caso cuando le hemos advertido que tras la modificación del encaje del arroyo el cauce se ha llenado de árboles, con el consiguiente peligro de riadas», o bien se han quedado en más una ocasión sin luz por impago, ya que quien recauda entre los propietarios morosos es el Ayuntamiento de Córdoba y no reintegra el dinero a la entidad hasta que no cierra el año.