PALMA DEL RÍO

«Sólo paré de apuñalarla cuando me dí cuenta de lo que hacía y llamé al 112»

La Audiencia enjuicia al acusado de intento de homicidio a su mujer a la que siguió por GPS

El acusado, en el centro, durante el juicio en la Audiencia Provincial
El acusado, en el centro, durante el juicio en la Audiencia Provincial - ABC

«Fui a buscarla a casa de su madre, al ambulatorio, y después ya decidí activar la aplicación que trae el Iphone y vi que estaba en el pueblo de al lado, en un paraje; me asusté mucho, estaba muy nervioso y fuí a ver qué ocurría (...) al llegar allí escuché risas de los dos dentro del coche (...). Ese señor se fue corriendo y a ella le pegué las puñaladas después de romper el cristal del coche. No recuerdo más, paré cuando me dí cuenta de lo que hacía; llamé al 112 y le puse la mano en la herida para taponarla hasta que llegaron los servicios sanitarios». Éste fue el relato del presunto autor de las 17 puñaladas a su mujer en marzo de 2013 a la que siguió a través del GPS del teléfono hasta un paraje en una localidad vecina a Palma del Río, donde ambos residían con sus hijos.

El acusado se enfrenta a 17 años y cinco meses de prisión tras asestar a su esposa 17 puñaladas en un paraje de la localidad sevillana de La Puebla de los Infantes hasta donde la había seguido activando el GPS de su móvil sospechando que le estaba siendo infiel.

La Audiencia Provincial de Córdoba acoge hasta este jueves el juicio contra este vecino, acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa, otro de lesiones al acompañante de la mujer y otro de maltrato habitual.

En cuanto al maltrato habitual, el acusado ha reconocido durante el juicio que se insultaban mutuamente, pero que las discusiones no eran todas las semanas, ni él controlaba sus salidas ni su tarjeta ni le prohibía salir sola. Por su parte, la víctima sí ha relatado durante el juicio que acudió a ese paraje para hablar con el padre de un amigo de su hijo del colegio y contarle sus problemas, que sólo se tomaron una cerveza y una botella de agua y que no mantuvieron relaciones íntimas.

La víctima, entre sollozos, sí que recordaba la escena del apuñalamiento de otra manera, y aseguró que intentó huir en el coche pero estaba cercado por un lado y bloqueada la salida por el vehículo de su marido, lo que imposibilitó su huída.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios