SOCIEDAD

Solidaridad sin límites en el Campo de la Verdad

El colegio Fray Albino de Córdoba apoya a un niño de ocho años en su lucha contra el cáncer

El pequeño Antonio Afán
El pequeño Antonio Afán - ABC

Antonio Afán es un niño del Campo de la Verdad que en poco más de un mes cumplirá 8 años. Juega, ríe, sueña y le gustan los superhéroes como a cualquier otro chico de su edad. Sin embargo, desde hace unos tres años él y su familia viven inmersos en una pesadilla. Luchan contra un tipo de cáncer (neuroblastoma) que se complicó hasta el punto de que se reproducirá hasta que concluya su desarrollo, es decir, que le quedan aún entre 12 y 13 años por delante.

Pero este combate no lo disputarán solos. Junto a ellos está su colegio, el Fray Albino, y todo apunta a que todo el barrio se unirá a esta cruzada solidaria. El objetivo es recaudar los fondos necesarios para financiar el tratamiento de Antonio en el Hospital Sant Joan de Deu de Barcelona, un reto al que se están sumando cada vez más particulares y empresas.

La Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del Fray Albino ha sido la primera en echar el pie al frente. Su presidente, Rafael Pérez, apuntó ayer a ABC que «los niños son lo primero» y que el colectivo al que representa no escatimará esfuerzos para que Antonio tenga todo el apoyo que necesita. Saben que su «amigo», alumno de tercero de Primaria, requiere dinero, tal vez mucho, pues en los «12 o 13 años» que le quedan de lucha contra el cáncer los gastos serán muy cuantiosos para la familia.

De momento, la primera consulta con el citado centro ya supuso más de 300 euros, sin contar con el desplazamiento y el mero hecho de permanecer en una ciudad diferente. Por eso el AMPA se ha puesto «las pilas». Hace días pensó que la solución era celebrar una fiesta solidaria. Le pusieron fecha, el 29 de octubre, y casi hasta emplazamiento, el patio del Fray Albino. Sin embargo, el aluvión de apoyos ha sido de tal magnitud que Pérez manifestó ayer a este periódico que «el patio se ha quedado pequeño» y que han de moverse para pedir los permisos necesarios para valerse de espacios más grandes y próximos al barrio. De momento, suenan el recinto ferial y el campo de fútbol San Eulogio, toda una institución en el Campo de la Verdad.

Mientras tanto, Marisa Rubiano y Antonio Afán, sus padres, siguen con su lucha particular. Saben que la solidaridad parece no conocer límites y que las muestras de apoyo llegan por centenares. Ellos apuran las últimas opciones que le quedan para que el Reina Sofía les firme un «informe de derivación» que permita que el traslado de su hijo al centro barcelonés lo sufrague la Sanidad pública. De momento, tienen la negativa, pero estos padres coraje se aferran a un cambio de opinión por parte de la dirección y el equipo médico del Hospital.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios