Un grupo de jóvenes en El Arenal
Un grupo de jóvenes en El Arenal - RAFAEL CARMONA
PRIMERA PLANA

El riesgo de la Feria

Fallar en su organización es un error que no puede permitirse un gobierno local, y menos cuando el resto de su labor no le permite tirar cohetes

CÓRDOBAActualizado:

El cogobierno local PSOE-IU de Córdoba ha vuelto a brindar otra vez ese garrafón con el que sustituye la buena gestión que debería servir a la ciudadanía. La resaca esta vez será para los caseteros, que ven cómo la organización de la Feria acumula semanas de retraso. Baste recordar que en 2017 la fecha tope para pedir permiso para instalar una carpa fue el 17 de enero. Sin embargo, las bases para solicitar su montaje para 2018 todavía no han tenido el botonazo de la Junta de Gobierno Local, que les dé luz verde.

¿Qué ha pasado para que la Concejalía de Promoción (Festejos de toda la vida), que dirige Carmen González (PSOE), no haya logrado aún que se apruebe un documento clave para una celebración que lleva toda la vida teniendo lugar a finales de mayo? La edil del ramo se ha limitado a justificarse asegurando que se habían introducido cambios en las bases, como que se recoja un apartado que prohíba la publicidad en El Arenal, para luchar contra el uso de las mujeres como reclamo. Si se tiene en cuenta que el Pleno, por unanimidad, aprobó en septiembre combatir el sexismo en los festejos de Nuestra Señora de la Salud, se ve que este Departamento municipal tramitó las modificaciones al ritmo habitual de la gestión del bipartito. Que es el que llevan los animales mecánicos que afortunadamente han sustituido a los ponis en los cacharritos. González también ha apuntado como motivo del retraso la incorporación de elementos del dictamen de la comisión sobre la Feria (se conoció en noviembre), aunque en su día se dio a entender que los cambios no se producirían en 2018.

La concejal de Promoción hizo estas declaraciones el día 21. Intentó tranquilizar a los caseteros. Aseguró que el documento que regula, entre otras cosas, los permisos para montar carpas iba camino de la Junta de Gobierno Local y marcó el horizonte de su aprobación en el 26. Pero el expediente debe ir montado en un coche de choque porque el viernes no hubo botonazo. Está, según contó el cogobierno con nulo lujo de detalles, en «Intervención para limar unas cuestiones». O sea, habrá que esperar a esta semana para que se apruebe. El Ayuntamiento defiende que hay tiempo para montar la Feria. Ellos sabrán.

Imagino que son conscientes de que una equivocación grave en esta celebración supondrá al bipartito despeñarse desde los 60 metros de alto que tiene la noria que se monta en El Arenal. La mayoría de los ciudadanos sienten, injustificadamente, una indiferencia glacial ante el hecho de que Capitulares lleve diez meses intentando reanudar las obras del Centro de Convenciones, pero entrarán en combustión espontánea si el Ayuntamiento les estropea los festejos de Nuestra Señora de la Salud. Fallar en la organización de la Feria es uno de esos errores que no puede permitirse un gobierno local, y menos cuando el resto de su laborno le permite tirar cohetes.