SANIDAD

Dos pulmones y una nueva vida para Marina

Una joven de 18 años que se recupera de un trasplante bipulmonar que le ha dado una segunda oportunidad

Personal sanitario en el quir'ofano
Personal sanitario en el quir'ofano - ARCHIVO

Marina es una joven sevillana de 18 años que se recupera de un trasplante bipulmonar que le ha dado una nueva vida; ahora uno de sus neumólogos, Francisco Santos, recuerda que el tabaco propicia enfermedades respiratorias hasta en un 90 por ciento de casos, algunas de las cuales exigen trasplantes para salvar la vida.

La joven padece fibrosis quística por lo que sus pulmones dejaron de funcionar adecuadamente y ha estado conectada a un respirador casi todo el pasado curso escolar, lo que no le ha impedido cursar segundo de Bachillerato y obtener la nota necesaria para matricularse en Magisterio este año.

El caso de Marina no ha podido evitarse porque se trata de una enfermedad congénita pero Santos, jefe de Neumología del hospital universitario Reina Sofía de Córdoba, ha avisado de que «el 90 por ciento de los enfisemas pulmonares», una enfermedad de gran prevalencia y que motiva la necesidad de trasplantes para salvar la vida, «están relacionados con el tabaco» que contiene «una auténtica barbaridad» de sustancias cancerígenas.

«La mejor persona que conozco»

En el caso de Marina, su aparato de oxígeno, con el que ha vivido los últimos años hasta su trasplante, no fue impedimento alguno para que un joven, Mario, se enamorase de ella: es «preciosa» y «la mejor persona que conozco» ha dicho a Efe en una de sus visitas al Reina Sofía, donde Marina lo espera detrás de su mascarilla.

Mario, que cuenta que el pasado 11 de agosto vivió las «ocho horas más largas de mi vida» mientras trasplantaban a Marina de los dos pulmones, ha asegurado que va a estudiar Enfermería porque «después de tantos ingresos con Marina he conocido el trabajo de los enfermeros y quiero aprender a cuidar de ella».

La historia de Mario y Marina, sin duda, es un ejemplo de que sí que hay esperanza en las relaciones sentimentales a pesar de haber empezado un «noviazgo a tres»: él, ella y la máquina de oxígeno a la que ha estado conectada hasta «la llamada» de la noche del 11 de agosto.

«La familia de mi donante me ha hecho el mayor regalo de toda mi vida»Marina

«Estaba en la playa, bueno, al mar no podía bajar nunca», relata Marina, cuando sonó el teléfono de sus padres: había dos pulmones compatibles para ella.

Al respecto ha añadido que «le estaré toda la vida agradecida a la familia de mi donante, que me ha hecho el mayor regalo del mundo, una nueva vida», y acercándose bien a la grabadora, la joven trasplantada no para de agradecer al equipo médico de Córdoba y a los enfermeros "que me han hecho sentir en casa".

El doctor Santos ha declarado de que Marina puede hacer una vida «prácticamente normal» pero con medicamentos antirrechazo, que son inmunodepresores, con la precaución de no exponerse a riesgos de contraer enfermedades infecciosas y realizando los controles periódicos pertinentes tras su periodo de rehabilitación que puede durar más de un año.

«Queremos recuperar el tiempo perdido»Mario

Por ello, ha subrayado la importancia del medio millar de trasplantes efectuados en el hospital cordobés, único centro en toda Andalucía dedicado a realizar estas operaciones, y que suponen un éxito importante, pero con todos los riesgos de una operación de estas características que además, cuenta, «desgraciadamente» con lista de espera.

Por suerte, la vida de Marina se ha «reseteado» gracias a la generosidad de su donante y ya planea hacer el viaje de fin de curso que se ha perdido por su débil estado de salud antes del trasplante; "queremos recuperar el tiempo perdido de estos años", coincide con su novio, sin duda, la mejor medicina para ella.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios