POLÍTICA

El PSOE de Isabel Ambrosio, entre el cirio y la pared

Ganemos e IU llevarán al Pleno una moción laicista amparada por el pacto de investidura que la hizo alcaldesa

Firma del pacto de investidura entre Ganemos, PSOE e IU
Firma del pacto de investidura entre Ganemos, PSOE e IU - VALERIO MERINO

Los grupos municipales de Ganemos e IU llevarán al próximo Pleno de forma conjunta una moción laicista que ellos mismos han calificado de «polémica». El socio de gobierno del PSOE y la agrupación de electores que, con su apoyo, posibilitó la investidura de Ambrosio, justifican las medidas de la misma aludiendo precisamente al pacto que se firmó entonces entre las tres formaciones políticas.

Debería sorprender, por tanto, que los socialistas no hayan estado presentes en su elaboración ni se hayan pronunciado, por el momento, sobre si secundarán o no las medidas que propone. Sin embargo, no sorprende del todo: la relación que ha tenido en el último año el grupo socialista con el mundo confesional ha tenido sus idas y venidas.

En un primer momento, la política de gestos que encabezó la alcaldesa con la retirada de un crucifijo de su despacho de Alcaldía hacía entrever que el nuevo equipo de gobierno apostaría por la prometida laicidad. Sin embargo, tras una serie de roces, malentendidos y declaraciones desafortunadas que pusieron en pie de guerra a colectivos de calado en la ciudad como el de las cofradías, Ambrosio, en un inesperado giro de los acontecimientos, dio marcha atrás y llegó incluso a conceder la medalla de la ciudad a la Virgen de la Esperanza en su aniversario.

Ahora, la moción que sus «colegas» en el Ayuntamiento llevarán al próximo pleno pone a Isabel Ambrosio y al PSOE entre la espada y la pared. La moción incluye medidas que la propia alcaldesa, según manifestó Alberto de los Ríos, se ha «saltado», como la presencia institucional en actos religiosos. El debate surge, además, en un contexto político complicado, con la formación verde apretando para llevar a cabo las medidas acordadas en los presupuestos y condicionando a su cumplimiento tanto el continuismo de su apoyo como su posible entrada al gobierno. Un paso que, por cierto, dejaría al PSOE en minoría frente a la unión de IU y Ganemos, por lo que puede convenirles marcar distancias. Si pasarán por el aro o no, se verá cuando se acerque el Pleno.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios