SANIDAD

Los proyectos estrella del Imibic de Córdoba

El robot quirúrgico y el tratamiento puntero de la artritis, entre las principales novedades

Presentación del robot quirúrgico en marzo de 2015
Presentación del robot quirúrgico en marzo de 2015 - ARCHIVO

Ha sido el gran icono del Imibic desde casi su fundación, su estandarte y la joya principal de su escaparate de vanguardia: el robot quirúrgico, de nombre «Córdoba», con el que la institución ha dado un paso de gigante en la universalización de la cirugía robótica, ha concluido con un prototipo derivado de tres patentes, que tal y como subrayaron ayer los responsables del Imibic, «sentará las bases de un proyecto empresarial, ya que está prevista la constitución de una ‘start-up’ para el desarrollo final y la futura comercialización del producto». El diseño técnico del aparato ha correspondido a la Universidad de Córdoba (UCO), que a su vez se lo adjudicó al centro de investigación aplicada Tecnalia. Tres veces más barato que el único aparato en activo que guarda similitud con él, el robot nace gracias al proyecto Broca, la primera iniciativa de compra pública precomercial en el campo de la biomedicina en España.

Técnicos revisan un monitor por un tratamiento de cáncer de piel
Técnicos revisan un monitor por un tratamiento de cáncer de piel- ARCHIVO

Uno de los avances más recientes del Imibic se ha producido en el campo de la artritis: investigadores de este organismo junto a profesionales del Hospital Universitario Reina Sofía y de la Universidad de Córdoba (UCO) han desarrollado un estudio en el que demuestran la eficacia de un nuevo fármaco biológico denominado Tocilizumab (TCZ) en el tratamiento de la artritis reumatoide, al actuar sobre los principales desencadenantes de la aterosclerosis y enfermedad cardiovascular. El trabajo evidencia que este fármaco, además de reducir la actividad de la enfermedad, disminuye los fenómenos inflamatorios que propician la destrucción de la articulación, promueve el óptimo funcionamiento del tejido vascular, por lo que disminuye el riesgo cardiovascular. Unas 200.000 personas en España están afectadas por este mal.

Plasmas de laboratorio

El director del Instituto Maimónides, Justo P. Castaño, destacó ayer entre las iniciativas punteras que el organismo a cabo una que, en conjunción con la Universidad de Córdoba y con el Reina Sofía, avanza en el uso de plasma físico para tratar el cáncer cutáneo melanoma y no melanoma, sin que resulte lesionada la piel no afectada por el tumor. Este proyecto, denominado «Desarrollo y evaluación de una solución activada por plasma atmosférico frío como adyuvante al tratamiento quirúrgico del cáncer cutáneo melanoma y no melanoma» y dirigido por el dermatólogo del Hospital Universitario Reina Sofía e investigador del Imibic Juan Ruano, ha obtenido uno de los dos galardones del III Premio de Innovación Biomédica del Maimónides.

Toda la actualidad en portada

comentarios