Huella de peligrosidad de la avenida de cien años
Huella de peligrosidad de la avenida de cien años - ABC
Urbanismo

Los proyectos del Arenal topan con una de la zonas inundables de riesgo en Córdoba

Las iniciativas públicas y privadas han de sortear la calificación de Zona de Flujo Preferente

CÓRDOBAActualizado:

Una Feria de Córdoba con casetas fijas. La mayor playa artificial conocida rodeada de actividades de ocio. Una ciudad deportiva renovada con actividades de campo de golf. Un parque logístico nuevo para Mercacórdoba. Todo en El Arenal. ¿Qué podría salir mal? En primer lugar, la nueva regulación del Estado, inspirada en la Unión Europea, que declara toda esta parte de la ciudad como Zona de Flujo Preferente (en adelante, ZFP), sometida a severas cautelas sobre construcciones posibles con más prohibiciones que permisos. Las imágenes que acompañan a esta información han sido obtenidas en el visor de zonas inundables del Ministerio de Medio Ambiente que puede consultarse aquí.

El Ministerio de Medio Ambiente está editando materiales divulgativos precisamente para que las autoridades locales y los promotores de proyectos empresariales conozcan el nuevo marco legal. Y la cuestión es que en esta parte de la ciudad ni centros comerciales, ni centros deportivos, ni hoteles ni edificios dedicados a actividades como el ocio o el alojamiento. Sencillamente, no forman parte de las autorizaciones que es posible realizar por una simple cuestión. Lo más seguro es que antes o despúes se inunden.

La Zona de Flujo Preferente es un área de riesgo que se calcula con varios factores. Está relacionada con la parte de un territorio afectada por la riada que se produce cada cien años, aproximadamente. Para entenderse, la que llega a cubrir la zona con metro de calado, con un metro por segundo de velocidad del agua o que la combinación de ambos factores arroja la siguiente cifra: 0,5.

La ZFP tiene una regulación distinta en el suelo rústico y en el suelo urbanizado. El urbanizado es aquel que tiene malla de servicios urbanos. El rústico es aquel que, aún estando dentro de instrumentos de planeamiento, no lo tiene. Pongamos por caso, toda la zona del Arenal al sur de la Autovía de Andalucía donde no llegan las tramas de alcantarillado o agua corriente. La zona donde se ha fijado la playa artificial o el entorno de la Ciudad Deportiva.

Y allí no puede haber ninguna construcción a efectos prácticos. El listado que ofrece el Ministerio es bastante simple. Ni casas, ni bloques de pisos, ni centros deportivos, no hoteles, ni campings, ni zonas de ocio con restaurantes, ni centros sociales ni centros comerciales. Solamente lo que ya esté construido mientras tenga ese uso y las infraestructuras básicas si es que no se pueden colocar en otro sitio. Depuradoras incluidas.

Las limitaciones llegan también a la zona urbanizada que incluye todo el entorno del estadio así como barrios completos como la Fuensanta, parte de Cañero o zonas de Campo Madre de Dios. Lo que dice el Gobierno es que lo que esté ahí no se va a derribar pero todo lo nuevo hay que tratarlo con cautelas. Sobre todo, aquellas en las que exista un riesgo futuro de afección en caso de avenida.

Por ejemplo, las casas no podrán tener zonas habitadas hasta una altura determinada por encima de la calle (tendrá efecto en las casetas fijas de la Feria), lo que se carga los pisos en planta baja. Tampoco permite realizar aparcamientos en zona subterránea o superficie y obliga a escoger bien dónde colocar equipamientos relevantes como colegios o comisarías para que no se vean afectadas por las previsibles avenidas.