PLENO

El «tripartito» en el Ayuntamiento de Córdoba tumba la petición del PP de una consulta sobre el callejero

IU tira de gracieta: sitúa al portavoz popular comprando «urnas en los chinos» y al secretario de Estado «mandando a la Policía»

CÓRDOBAActualizado:

El cogobierno PSOE-IU ha tumbado, con el apoyo de Ganemos, fuerza que sustenta al bipartito desde la oposición, la solicitud del PP para que se someta a consulta popular el cambio del nombre de cinco calles, que son las que han despertado polémica dentro del dictamen de la comisión municipal de la Memoria Histórica. Este foro ha propuesto la eliminación de quince vías del callejero al considerar que son vestigios del franquismo, que deben ser eliminados de acuerdo a la legislación vigente. Dicha eliminación se aprueba hoy en el Pleno.

Las cinco vías para las que el PP quería poner las urnas son Cruz Conde, Plaza de Cañero, Conde de Vallellano y José María Pemán, Cronista Rey Díaz. Los populares han realizado una recogida de firmas en la que han logrado 8.246 en contra de que esas cinco calles se saquen del nomenclátor. El portavoz municipal del PP, José María Bellido, le ha entregado dichas firmas.

El jefe de filas en el Consistorio de los populares ha defendido, frente a la postura de la izquierda, que su formación no quiere saltarse con el referéndum la norma sobre Memoria Histórica. A juicio del PP, lo que sucede es que esos nombres que han despertado más polémica «no están afectados por la Ley de Memoria Histórica». Los populares vienen defendiendo que esas rotulaciones no suponen exaltación del franquismo, lo que prohíbe la norma, sino que se le pusieron por otros motivos. Por ello, han solicitado una consulta popular, en la que sólo han tenido el apoyo insuficiente, en votos, de Ciudadanos y UCOR.

El portavoz de IU, Pedro García, ha atacado a los populares, con el argumento con el que viene rebatiendo el referéndum: que la ley no se somete a consulta -los populares han advertido de que no están contra la aplicacion de la norma, sino que consideran que el cogobierno hace una interpretación demasiado extensiva de ella-. Para ello, García leyó, para defender su postura, varias frases del presidente, Mariano Rajoy: «La alternativa a no cumplir la ley es la nada» o «España es un país de derecho y aquí la Ley se cumple».

Tras calificar de «surrealista y disparate» la postura del PP sobre la consulta popular, el también edil de Urbanismo y Turismo bajó al terreno de la gracieta: se imagino al líder municipal del PP «comprando urnas en el chino y a José María Nieto [secretario de Estado y exalcalde de Córdoba] mandando la policía» para impedirla, porque «eso es lo que tocaría [en alusión a lo sucedido en Cataluña]».

Por último, el edil de Ciudadanos, José Luis Vilches, por su parte, ha intentado que no se abordara el dictamen, sino que se aplazara hasta que estuviera elaborado por la Junta el reglamento que fije exactamente qué calles se deben retirar. La Administración autonómica ha elaborado la norma sobre Memoria Histórica, pero no ha redactado dicho reglamento. Eso sí, el Ayuntamiento tiene potestad absoluta para cambiar los nombres de las calles. La fuerza naranja se ha quedado sola.