Audiencia pública para la declaración de la testigo
Audiencia pública para la declaración de la testigo - ABC
El caso de las mordidas

La presidenta de Guadalquivir Futuro decía tener «agarrados por los cojones» a Juan Pablo Durán y Rosa Aguilar

Una sobrina de Ángeles Muñoz detalla a la jueza repartos de fajos de billetes «de las subvenciones de los tontitos»

CÓRDOBAActualizado:

Una sobrina de la presidenta de la Fundación Guadalquivir Futuro Ángeles Muñoz, investigada en el caso de las mordidas, realizó una declaración ante un juzgado de instrucción de Córdoba donde relata las conexiones políticas de su tía y el presunto indebido de fondos públicos. Eugenia Muñoz explica durante el testimonio, que se prolongó durante 25 minutos, que Ángeles Muñoz presumía del respaldo político que tenía de forma aguerrida: «Mi tía decía que tenía agarrados por los cojones a Juan Pablo Durán y a Rosa Aguilar». Ángeles Muñoz fue en las listas del PSOE que encabezó Durán a la Alcaldía en 2011. El político socialista preside ahora el Parlamento andaluz. Rosa Aguilar es la actual consejera de Justicia de la Junta.

El testimonio explica que la presidenta de la entidad afín al PSOE realizaba contínuos viajes de Córdoba a Jerez para «llevar dinero». Impacta por el contenido de los detalles. Asegura que, cuando se le preguntaba a la presidenta de la fundación de dónde salía el dinero, la respuesta era directa: «De las subvenciones de los tontitos», afirma la joven. Y asegura que, cuando se le preguntaba por el uso privada de los recursos, afirmabalo siguiente: «Me lo deben. He hecho muchos favores». El testimonio se produjo ante todas las partes del sumario de las mordidas como prueba preconstituida. Se realizó a propuesta de la representación legal de Podemos.

La consecuencia del manejo de fondos, dije la testigo, fue un incremento notable de los posibles que manejaba la familia y de los signos externos hasta llegar a la ostentación. «La fortuna le cambió demasiado. Tanto, que mi propia abuela decía que le daba miedo ese cambio de vida», se escucha en la declaración sobre el relevante incremento de renta. La testigo explica que de ser una familia con ropa normal pasó a vestir de marca y a llevar un tren de vida de personas acaudaladas. Regalos como abrigos de piel de seis mil euros, relojes caros, televisiones. Viajes constantes a España y el extranjero. «De regalar un pijama en Navidad pasó a los bolsos muy caros de Bimba y Lola y Carolina Herrera», dice.

El uso de los recursos, dice la testigo, no solamente era una cuestión que se fuera a objetos de lujo o caprichos personales. También a necesidades materiales de la familia que se cargaban a las cuentas de la fundación, que se financia básicamente de subvenciones y contratas públicas que se le asignan. «Mi abuela tuvo que hacer una obra para un cuarto de baño adaptado y mi tía [Ángeles Muñoz] le dijo al albañil que pusiera la factura de la obra a nombre de la fundación», explica. La testifical tuvo lugar el 1 de febrero ante la jueza de instrucción, el Ministerio Fiscal, los abogados defensores de los investigados y los representantes de la acusación, dos exempleados que pagaron mordidas y el grupo parlamentario de Podemos Andalucía.