La plaza de Cañero, una de las zonas señaladas
La plaza de Cañero, una de las zonas señaladas - VALERIO MERINO
MEMORIA HISTÓRICA

El PP de Córdoba advierte de que cambiar nombres de calles puede colisionar con la norma municipal

La ordenanza vigente obliga a realizar una evaluación de los perjuicios que pueda suponer a la vecindad

CÓRDOBAActualizado:

El PP ha incluido en su voto particular que se votará también en el Pleno algunas consideraciones sobre las posibles colisiones del cambio de nombres de calles que se hará en virtud de la Ley de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía con la norma municipal en vigor. La clave es que la ordenanza municipal, que no se ha cambiado, obliga a ser muy cuidadoso con las calles donde el topónimo se halla asentado en los usos populares, que fue la razón por la que se cambió plaza de Cañero en tiempos de Herminio Trigo.

Sencillamente, nadie la llamaba Obispo Fernández Conde. Además, la norma municipal obliga a realizar una evaluación de los perjuicios que los cambios puedan suponer a la ciudadanía. La ordenanza reconoce que cambiar de nombre una calle habitada obliga a realizar gastos a la ciudadanía, algo de lo que alertaron recientemente los representantes de los comerciantes en calles como Cruz Conde.

En concreto, la organización Centro Córdoba cifra que los gastos derivados del cambio del nomeclátor pueden oscilar entre los 1.500 y los 4.000 euros por negocio. Todo ello en una vía en la que el elevado número de locales sin uso y en alquiler indican que no son precisamente tiempos de bonanza para el sector.