Plaza de Cañero en la capital cordobesa
Plaza de Cañero en la capital cordobesa - RAFAEL CARMONA
POLÍTICA

El PP acusa a la alcaldesa de Córdoba de «radical» por apoyar el cambio de Cruz Conde o Cañero

Bellido considera que Isabel Ambrosio rechaza el diálogo para contentar a sus socios IU y Ganemos

CÓRDOBAActualizado:

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Córdoba, José María Bellido, ha acusado a la alcaldesa, Isabel Ambrosio, de «imponer la radicalidad» al aceptar el cambio previsto para el callejero de la ciudad en función del dictamen de la comisión de Memoria Histórica, por el que se suprimirán nombres como el de José Cruz Conde, Cañero o Conde de Vallellano.

A juicio de Bellido, Ambrosio «ha rechazado el diálogo» para contentar a una minoría que «como ella se sitúan en posiciones extremas», todo para «mantener el sillón de Alcaldía hasta 2019» accediendo a las voluntades de sus socios de gobierno (IU) e investidura (Ganemos), que abogan por una aplicación sin fisuras de la ley autonómica de Memoria Democrática.

Sin embargo, el PP opina que los nombres que está previsto retirar «nada tienen que ver con el franquismo y la dictadura». En un comunicado, Bellido declara que Cruz Conde «es anterior a la Guerra Civil» y que la Plaza de Cañero la rotuló Herminio Trigo, exalcalde de IU. Además, recuerda que «Manuela Carmena ha respetado en el callejero de Madrid a Vallellano», por lo que se pregunta si Ambrosio «es más de Podemos» que la alcaldesa de Ahora Madrid.

El dictamen de la comisión de Memoria Histórica, formada por concejales de todos los grupos, asociaciones memorialistas y representantes vecinales, defiende que José Cruz Conde tuvo un papel decisivo como instigador del golpe de estado de Francisco Franco que desembocó en la Guerra Civil y que Cañero participó en grupos paramilitares de represión tanto en la capital como en la provincia. El conde de Vallellano, Fernando Suárez de Tangil, fue ministro de Obras Públicas tanto durante el franquismo como bajo la dictadura de Primo de Rivera.

La antesala de las polémicas

El portavoz popular sostiene que «quien gobierna una ciudad como Córdoba no puede estar sólo pendiente de atender a unos pocos que le mantienen en el sillón de Alcaldía, o en una estrategia de intentar superar en radicalidad a los partidos que forman Unidos Podemos», y critica que la regidora adelante cuál será la posición del PSOE en el Pleno donde se debatirá la iniciativa «sin haber hablado con el grupo mayoritario» que conforman los 11 ediles del PP.

A Bellido le parece «un mal precedente» que puede ser la antesala «de una intensa agenda de polémicas» con asuntos en los que el cogobierno liderado por Isabel Ambrosio «intentará imponer su posicionamiento radical» y cita el ejemplo de la Mezquita-Catedral, pendiente del dictamen de la comisión de expertos que estudia la posibilidad de reclamar su titularidad pública.