Pasaje donde el policía fue agredido por tres personas en Córdoba
Pasaje donde el policía fue agredido por tres personas en Córdoba - ÁLVARO CARMONA
SUCESOS

El policía agredido en Córdoba: «Sentí mucho miedo. La madre del agresor me dio con un palo en la cabeza»

El agente reconoce la crucial intervención de un compañero cuando los tres miembros de la familia le propinaban una paliza

CórdobaActualizado:

El agente de la Policía Nacional, de 40 años, que en la madrugada de este domingo fue agredido en Córdoba cuando estaba fuera de servicio por, al menos, tres personas de la misma familia, ha asegurado que sintió «mucho miedo».

En declaraciones a Efe, el agente, al que este lunes le han dado de baja durante un mínimo de quince días, ha relatado que el suceso ocurrió sobre las 01.30 horas cuando iba por la calle hacia su coche estacionado en las inmediaciones de su vivienda.

El policía, que sufre mareos y vértigos, ha explicado que en un momento dado una persona, con la que había tenido «algún incidente años atrás», vecino también de la zona y que conocía su condición de policía, comenzó a insultarlo.

«Comenzó a llamarme 'hijo de puta', 'eres un mierda' y yo me quedé muy sorprendido», ha explicado el agente, quien ha relatado que al preguntarle la razón por la que le insultaba, le dio un puñetazo en el ojo.

La irrupción de la madre

En ese momento ambos comenzaron a forcejear y el agente logró reducir a su agresor y llamar al 091 «con tan mala suerte que saltó al repetidor del 112» sin que el interlocutor del servicio de emergencias pudiera ayudarle.

El agente se vio obligado a colgar y en ese momento «se me vino encima la hermana de la persona que tenía retenida», y comenzó a pegarle «puñetazos como una fiera».

«Al intentar defenderme solté a la persona que tendía retenida y entre los dos seguían pegándome», ha relatado el agente, quien ha añadido que en se momento «apareció la madre de ambos con un palo, con el que me golpeó en la cabeza hasta quedar casi inconsciente».

«Momentos antes de que me dieran con el palo sentía los golpes a cámara lenta y yo gritaba pidiendo ayuda para intentar alertar a los vecinos, ya que sabía que un compañero vivía en un bloque de al lado y me podía auxiliar», algo que así ocurrió.

«Cuando vi al compañero fue como ver a Dios», ha relatado el agente, que ha afirmado que apareció una cuarta persona que se enfrentó a su compañero, también fuera de servicio, si bien al comprobar que también era policía «se quitó de en medio».

Poco después, hasta el lugar llegaron refuerzos policiales, que detuvieron a los tres presuntos agresores, mientras que el agente fue trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital San Juan de Dios de Córdoba, donde permaneció ingresado hasta el mediodía de este lunes.