Niños caminando por Cruz Conde de camino a un colegio del Centro
Niños caminando por Cruz Conde de camino a un colegio del Centro - VALERIO MERINO
MOVILIDAD

El plan de acceso a los colegios del Centro de Córdoba siembra las dudas

A falta de dos semanas, no se confirma si hay cupo de tarjetas y exige datos de matrículas, edades y ocupantes

Actualizado:

El plan municipal para permitir el acceso en coche a los colegios del Centro histórico durante dos franjas diarias de tiempo ha sembrado numerosas interrogantes y un halo de preocupación por la efectividad y flexibilidad que las medidas anunciadas por el Ayuntamiento de Córdoba pueden acabar teniendo. El Área de Movilidad ha accedido a abrir la mano para que no haya limitaciones por curso en la entrada rodada a esta zona gracias a una tarjeta como las que usan los residentes. Ahora bien, no ha fijado si hay cupo de tarjetas por colegio, que son los que se van a encargar en apenas catorce de días de tramitarlas en función de las «necesidades reales» de cada familia, como se ha recalcado desde el Consistorio.

Con escaso tiempo y sin que se tenga aún muy claro todo el mecanismo y los pros y contras del nuevo sistema, Movilidad está girando a los colegios de la zona una comunicación en las que les pide que den matrículas que accederían a la tarjeta de paso así como el número y la edad de los ocupantes para hacer una estimación más aproximada y justa del tránsito circulatorio y derivar a las rutas a pie ya fijadas aquellos casos en los que, por ejemplo, la edad de los escolares permita su acceso a los centros a pie y no en coche.

Franjas horarias

Los padres con permiso tendrán dos franjas de tiempos: entre las 7.30 horas y las 9.15 horas por la mañana, y en el caso de la tarde, entre las 14.00 horas y las 15.30 para la recogida de los alumnos. En esos instantes, las cámaras de la Policía Local ubicadas en Alfaros, San Pablo o Valladares estarán activadas para evitar que otros vehículos circulen.

A finales de julio, en los contactos que han venido manteniéndose desde Movilidad con los representantes de los centros escolares y padres de alumnos (la mayoría colegios de ideario católico) ya se puso sobre la mesa un sondeo con el número aproximado de padres que podrían requerir este trámite para llevar a sus hijos cada mañana a clase. Esta ponderación se hizo con la premisa de que la entrada beneficiaría a los progenitores de Infantil y primer ciclo de Primaria. Ahora que no hay restricción de niveles educativos está por ver hasta donde llegarán las tarjetas, si bien, desde la patronal Escuelas Católicas (con cinco colegios en el Centro histórico) se ha trasladado «in vocce» a los técnicos municipales que no tiene por qué aumentarse la demanda.

Los padres no saben si la matrícula obligará a usar siempre el mismo vehículo

La preocupación que sí surge con el planteamiento del Ayuntamiento es que si sólo se permite una matrícula (o vehículo) por familia se complica y mucho la flexibilidad para que diferentes miembros de una unidad familiar puedan llevar a sus hijos e incluso en algunos casos hasta los abuelos. En este sentido, David Ruz, director del colegio La Inmaculada, perteneciente a la Fundación Diocesana de Enseñanza Santos Mártires, señaló a ayer a ABC que aunque han remitido esta lista que pedían desde el Ayuntamiento, no les han indicado el número máximo de accesos que podrán otorgar.