Jóvenes tocan las plantas aromáticas en el patio de Duque de la Victoria, 3
Jóvenes tocan las plantas aromáticas en el patio de Duque de la Victoria, 3 - VALERIO MERINO
LA REGADERA

Patios de Córdoba: Duque de la Victoria, 3

Participó en el concurso ya en 1933 y en su aire tradicional flotan las hierbas aromáticas

CÓRDOBAActualizado:

Cerca de la iglesia de San Andrés, en la ruta Regina de esta Fiesta de los Patios, nos recibe en su casa don Manuel Morales, un hombre de gran amabilidad que dedica toda su atención a cada visitante que le pregunte. Entramos en el patio de Duque de la Victoria, 3. Un recinto que ya participó en el primer certamen del concurso de patios de Córdoba, en mayo de 1933, en plena Segunda República.

Consiguió el segundo premio, ganando así trescientas pesetas y en el que, siempre según lo que podemos deducir de la reproducción del cartel convocante-anunciador que hay colgada en el zaguán, se celebró un concierto la noche del 20 de mayo de aquel año, al haber quedado entre los tres primeros patios ganadores de la convocatoria. En esta última etapa lleva diez años participando de manera ininterrumpida en el concurso oficial del Ayuntamiento, regalando, además, la exposición de fotografías de patios de Manuel y esculturas de su hija Paula, que puede visitarse en una sala.

Macetas de gitanillas en el patio de Duque de la Victoria, 3
Macetas de gitanillas en el patio de Duque de la Victoria, 3 - ESTRELLA FERNÁNDEZ-MARTOS

Típica casa antigua de vecinos con patio central, el adorno de la segunda planta está tomado casi por entero por macetas de gitanillas, algunas de bastantes años, a juzgar por la gran caída de sus ramas y tallos de sus flores. Es en el patio y en las ventanas de la planta baja donde vemos más variedades. Muchas de ellas las cuida Manuel en la azotea durante todo el año, pues necesitan todo el sol al que puedan acceder. Mucho sol y mucha agua. Y en el patio le procuran los dos.

De entre las muchas plantas que encontramos está el pericón, la cineraria marina con sus hojas que asemejan corales, rosas veteadas, como de rayas, más gitanillas y clavel chino, salpicado de azulejos y platos, una imagen de la Virgen y un piropo al patio, una fuente, plantas señoriales de hoja verde que se permiten no dar flor entre tanta exuberancia como existe y surfinias. Hay también un brasero de picón y un espejo. Y un cactus con formas de rosa que por su color pareciera tallado en jabón. Dice Manuel que con más sol y calor lucirá de verde en unas semanas.

Cartel del concurso de Patios de 1933
Cartel del concurso de Patios de 1933 - MIGUEL ÁNGEL

Tiene también este patio tres macetones que atraen por su perfume. Tres hierbas aromáticas que guiñan al visitante a medida que hace su recorrido. Hierbabuena, menta chocolate y «plectranthus». Con un aroma que podríamos describir como «festivalero» y capacidad demostrada para ahuyentar los mosquitos, aún no tenemos nombre popular para esta última, necesitamos uno. Tres macetones sencillos y muy frondosos que invitan, al menos dos de ellos, a cocinar, ya sea un buen caldo, una ensalada, tartas o un helado.