Balcón del Adarve de Priego de Córdoba - ABC
TURISMO

Un recorrido visual por algunos de los pueblos más emblemáticos de Córdoba

Priego, Hornachuelos, Almedinilla o Belalcázar destacan por su riqueza gastronómica y monumental

CÓRDOBAActualizado:

La provincia de Córdoba está jalonada de pueblos encalados entre los barrancos de sus parques naturales y la Vega del Guadalquivir. Contrastes que se suman a su riqueza gastronómica, arqueológica y monumental.

Entre ellos, destacan Priego de Córdoba, con sus calles sinuosas, blancas y estrechas de balcones llenos de flores, trazados a base de cal y piedra. Si hay un monumento de época barroca que le caracteriza a esta «ciudad del agua» es la Fuente del Rey con ciento treinta y nueve caños.

Otra localidad con encanto es Almedinilla. Su espectacular villa romana de El Ruedo y el imponente poblado ibérico de El Cerro de la Cruz constituyen unos ejemplos únicos del origen de la cultura mediterránea en Andalucía.

El pasado señorial de Belalcázar explica su conjunto monumental. El imponente Castillo de los Sotomayor, permanece fiel a su cometido histórico, sirviendo de guardián, que otea desde sus 47 metros de altura.

Otros enclaves que no hay que perderse son Almodóvar del Río, con su famoso castillo (y ahora, más que nunca, gracias a la serie «Juego de Tronos»); Palma del Río, que surge entre los naranjo de la Vega; Hornachuelos, paraíso de reyes como Alfonso XIII, que esconde enclaves emblemáticos como la finca Moratalla; o Zuheros, cuyo conjunto histórico es Bien de Interés Cultural.