Imagen de uno de los edificios acometidos por el parque tecnológico Rabanales 21 V. MERINO
CRÍTICAS TÉCNICAS AL PLAN DE VIABILIDAD

El parque tecnológico de Córdoba, Rabanales 21, acumula 17,3 millones en pérdidas

El pasado ejercicio, lo cerró con 5,3 millones en números rojos, según recoge en un informe la Intervención municipal

CÓRDOBAActualizado:

El Ayuntamiento y los responsables del polígono tecnológico Rabanales 21 (Caixabank, UCO y Junta son los accionistas de referencia) lanzaron un mensaje triunfalista en septiembre: su situación crítica estaba «salvada». El tecnoparque, asfixiado por sus deudas -22,5 millones al cerrar 2016-, tenía aprobado desde verano su plan de viabilidad para sortear su segundo preconcurso de acreedores. Uno de sus pilares es una ampliación de capital de tres millones. Capitulares dará 134.000 euros, como socio minoritario (4,4%).

La Intervención municipal acaba de rechazar la operación. Cree que no se puede garantizar el cumplimiento de la estabilidad presupuestaria y que no se justifica que «no genere riesgo futuro para la estabilidad de la Hacienda municipal». Eso se llevó los titulares. Pasó desapercibido que su informe al respecto, y otro del Órgano de Planificación Económico-Presupuestaria del Consistorio (OPEP), dibuja un panorama alejado de la euforia para Rabanales 21 y atiza con mucha fuerza a la credibilidad del plan de viabilidad.

De nuevo grandes pérdidas

Intervención desvela que las pérdidas del tecnoparque en 2016 fueron de 5,3 millones que «habría que añadir a los doce, también de resultados negativos de ejercicios anteriores», lo que sumaría 17,3 millones de números rojos. Es así incapaz de prolongar el beneficio de 2015 (6.586 euros) y vuelve a la senda de pérdidas de años anteriores. Destaca 2013 cuando los números rojos alcanzaron los ocho millones.

El presidente del polígono tecnológico (en el centro), durante una reunión del consejo
El presidente del polígono tecnológico (en el centro), durante una reunión del consejo-V. MERINO

Otro plan de viabilidad

El Órgano de Planificación Económico-Presupuestaria recuerda que un extremo esencial del programa de rescate es una ampliación de capital de tres millones, a aportar entre los socios.

Rememora que, desde su nacimiento en 2001, ya ha tenido distintas operaciones de ese tipo y «atraviesa una situación bastante delicada que exige» otro movimiento similar para «aflorar liquidez, pero ni siquiera queda claro que a ese aumento de capital, de tres millones, no deba seguirle otro de manera más o menos inmediata». De hecho, apunta que «podría haber» una segunda inyección de fondos por parte de los accionistas por valor de 1,3 millones.

Para Intervención, ha de elaborarse otro plan de viabilidad del tecnoparque, uno «creíble que garantizase, no la inmediata atención de deudas vencidas y no satisfechas», por falta de liquidez de la sociedad ante la imposibilidad de materializar ventas suficientes de suelo, sino «la viabilidad futura de Rabanales 21, que entendemos claramente comprometida».

El programa para reflotar el tecnoparque, advierte el ente fiscalizador, «carece de concreción». Muestra «más objetivos “deseables” que medidas reales».

Y el OPEP, en su propio informe sobre la ampliación de capital, indica que la biblia para que sobreviva Rabanales 21 «debiera concretarse mucho más y venir avalada por personal especialmente cualificado y visada por una auditoría independiente». «Difícilmente puede afirmarse que este documento sea la solución a la problemática de esta sociedad», finaliza.

Una moto sale del parque tecnológico Rabanales 21
Una moto sale del parque tecnológico Rabanales 21-V. MERINO

Medidas municipales

Intervención se refiere varias veces al informe del Órgano de Planificación Económico-Presupuestaria del Ayuntamiento. Por ejemplo, la OPEP cuestiona los puntos sobre incentivos y medidas de apoyo de la Administración a la implantación de empresas en el tecnoparque; en los que competen al Consistorio.

Este órgano indica, entre otras críticas, que se recoge la inclusión en las convocatorias de ayudas del Instituto de Empleo municipal (Imdeec) de apartados donde se valore positivamente la ubicación de las firmas en Rabanales 21. «Eso debería haberse acompañado, previamente al acuerdo, de un informe del Imdeec de viabilidad de esa medida y de evaluar la repercusión económica». Además, se alude a bonificaciones en impuestos municipales, ICIO, IAE e IBI. El OPEP «no comprende por qué no hay un informe de tributos que recoja las limitaciones y posibilidades reales de una medida de tal importancia, que se aprueba sin más».

Reproche a la Junta

Intervención crítica duramente una de las medidas del plan de viabilidad. Es la dación en pago de una parcela a la agencia IDEA (pertenece a la Junta, que, a su vez, es accionista de referencia en el tecnoparque), para cancelar la deuda vencida (en el arranque de 2017, serían tres millones) por un préstamo participativo (diez millones concedidos en 2009) que concedió al tecnoparque. El ente de fiscalización municipal advierte de que «no quedaría acreditado» que esa operación sea «la mejor para los intereses patrimoniales» de Rabanales 21, «más allá del interés de IDEA en ver resarcido su débito».

Porque, ahonda, si el tecnoparque entrase en concurso de acreedores, esta agencia autonómica «vería cómo su crédito [por el préstamo participativo] ocuparía el último lugar en el orden de prelación dentro de la masa» de aquellos con los que la sociedad mantenga deudas, «dificultándose con total seguridad la probabilidad de cobro» de la agencia autonómica.