Imagen de uno de los juicios celebrados a «Pacurri», en junio de 2016
Imagen de uno de los juicios celebrados a «Pacurri», en junio de 2016 - RAFAEL CARMONA
TRIBUNALES

«Pacurri» logra el tercer grado en la prisión de Córdoba

El empresario que fuera mano derecha de Rafael Gómez, deberá regresar al Centro de Inserción de lunes a jueves

CÓRDOBAActualizado:

El empresario de Córdoba Francisco Pozuelo «Pacurri» ha obtenido el tercer grado penitenciario por parte del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria después de haber pasado entre rejas desde diciembre de 2015 por varios delitos fiscales.

El titular de este órgano judicial firmó el auto el pasado día 23 de enero y se ha dado traslado a la prisión donde deberá hacerse efectiva en estos días, según han informado a ABC fuentes judiciales. El que fuera mano derecha de Rafael Gómez «Sandokan» prácticamente se ha cruzado en el centro penitenciario de Alcolea donde cumple condena con su «socio», aunque en módulos separados, ya que el primero se encuentra en la zona de Enfermería.

El régimen en tercer grado se cumple en el CIS (Centro de Inserción Social) dependiente de Instituciones Penitenciarias por lo que este encartado deberá regresar de lunes a jueves a dormir a este centro, mientras que los fines de semana lo podrá pasar en casa.

Hay que recordar que Pacurri ingresó en prisión después de varias sentencias condenatorias, alguna de ellas solapadas en el tiempo. El primer fallo judicial contra el propietario de Inversa 3000 llegó en febrero de 2015 con siete meses de prisión que no comenzó a cumplir al no tener antecedentes. La situación se complicó cuando fue condenado de nuevo por fraude fiscal ratificado por la Audiencia Provincial de Córdoba en diciembre de ese mismo año a dos años de cárcel.

Fue entonces cuando la titular del Penal 4 ordenó su ingreso en prisión. Con un juicio pendiente para septiembre de 2016 en el Juzgado de lo Penal número 3, su defensa quiso llegar previamente a un acuerdo con la Fiscalía y aceptar los cargos para lograr una rebaja de la pena que se solicitaba por otros dos delitos fiscales. El procesado aceptó, en junio de 2016, otras dos condenas que sumaban dos años y medio de cárcel y multas que rozan los cuatro millones de euros por sendos delitos contra la Hacienda Pública.