Protesta de taxistas celebrada en Córdoba el pasado mes de septiembre
Protesta de taxistas celebrada en Córdoba el pasado mes de septiembre - VALERIO MERINO
COMPETENCIA DA EL PASO

La ordenanza del taxi, ante el TSJA

La Comisión pone en manos de la Abogacía del Estado la anulación del texto

CÓRDOBAActualizado:

Hizo la amenaza y la ha cumplido. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha registrado ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) sendos recursos contencioso-administrativos para intentar la derogación parcial de una veintena de artículos de las ordenanzas municipales que regulan el sector del taxi tanto en Córdoba como en Málaga. Fuentes de la CNMC han explicado que, en virtud de un convenio existente, será la Abogacía del Estado quien se haga cargo de la defensa de las tesis de este organismo regulador en este pleito.

La Comisión advirtió en verano al Consistorio cordobés que tenía un plazo concreto para derogar una norma que fue aprobada por el Partido Popular durante su etapa municipal. Los grupos de izquierda, que no la votaron en su momento, han decidido apoyar a la entidad mayoritaria del sector del taxi, Auttacor, que realizó una gran manifestación de profesionales. La marcha bloqueó Córdoba y las entidades del sector han realizado distintas acciones de «lobby» político para que no se cambie ni una coma.

El recurso presentado es práticamente gemelo en Córdoba y en Málaga porque ambas ordenanzas, que se realizaron en las mismas fechas, tienen unos textos muy similares. La filosofía de la CNMC es la misma. La actividad del taxi es empresarial, por ende privada, y no puede estar sometida a una estricta regulación administrativa que suponga barreras para los operadores. Apela a la ley de unidad de mercado que impide, expresamente, crear trabas que permitan a un taxista de Zaragoza realizar su actividad de forma legal en Córdoba y viceversa.

Se trata un tema mayor para el sector, que tradicionalmente se ha venido regulando por un sistema estricto de licencias y precios oficiales. Sobre todo, cuanto el dictamen del regulador ataca las zonas más sensibles de la actividad. Por ejemplo, el dictamen reclama que el régimen de tarifas públicas -que aprueba anualmente el Consistorio- se convierta en un sistema de máximos de forma que cada profesional pueda realizar los descuentos que considere oportunos. Rechaza las reglas sobre la bajada de bandera para los servicios de radiotaxi (obliga a empezar a cobrar desde que se recibe el aviso) o la presencia de las asociaciones del sector en las decisiones más relevantes.

El TSJA ya tramita un recurso sobre una parte de la ordenanza que interpuso una entidad profesional, ETaxi, y un sindicato, UGT. Incluso las entidades más críticas con la actividad como Facua no han dado su apoyo al dictamen de la CNMC.