El obispo el miércoles en el colegio Trinidad-Sansueña - VALERIO MERINO
EDUCACIÓN

El obispo de Córdoba bendice las nuevas instalaciones del colegio Trinidad-Sansueña

La inversión de la Diócesis y de la Fundación Santos Mártires ha rozado el millón y medio de euros 

CÓRDOBAActualizado:

Los 714 alumnos del Colegio Trinidad Sansueña, perteneciente a la Fundación Santos Mártires, están disfrutando este curso de las nuevas instalaciones y numerosas obras de reforma que se han llevado a cabo en el centro educativo. Para mejorar estos espacios, que ayer fueron bendecidos por el obispo, Demetrio Fernández, se han necesitado 1.473.953 euros, que han sido aportados por la Diócesis de Córdoba, que ha sufragado 1.289.514,31 euros, y por la propia Fundación, que ha aportado 184.438,69 euros. Una cantidad gracias a la que han creado ocho aulas, se han adaptado y equipado ocho laboratorios y se han abierto cinco departamentos. Además, se ha reformado el salón de actos en un edificio situado al otro lado del patio. 

Las intervenciones se han llevado a cabo sobre una superficie de 1.387, 85 metros cuadrados de nueva edificación y 2.433,83 de reforma y se han realizado bajo la supervisión del director técnico de Patrimonio del Obispado, Rafael Prados; del arquitecto, Francisco Javier Vázquez Teja; y el arquitecto técnico de la Fundación Diocesana de Enseñanza Santos Mártires de Córdoba, Antonio Pavón Pedraza. Asimismo, las obras  las ha llevado a cabo la constructora Sorigué del grupo ACSA. 

Por otro lado, también se ha adecuado el centro a la normativa de accesibilidad, contra incendios y eléctrica con la instalación de dos ascensores, nueve baños para discapacitados y recorridos accesibles a todas las aulas. En cuanto a los exteriores, se han renovado las pavimentaciones y se han dividido los patios en tres zonas diferenciadas para Educación Infantil, Educación Primaria y Educación Secundaria.  En el acto previo a la bendición de los nuevos espacios, el obispo defendió la trayectoria de este centro y la alta aceptación que recibe entre los padres. «Todos los años nos desborda la demanda, no damos más de sí, pero lo que sí podemos es acondicionar nuestros centros como hemos hecho aquí», explicó el prelado. Asimismo, el prelado deseó que la «educación pueda transmitir la visión antropológica cristiana en libertad».

Las demandas de otros centros de la Fundación en materia de infraestructura «llegarán cuando podamos hacerles frente»

En cuanto a las demandas en materia de infraestructura de otros centros de la Fundación, el obispo reconoció su existencia y adelantó que «irán llegando, cuando podamos ir haciéndoles frente». No obstante, y aprovechando la presencia de muchos de los alumnos que llenaban el salón de actos, el representante de la Diócesis recordó que «existen muchos niños en otras partes del mundo que no pueden estudiar con estas instalaciones ni con las de antes, ya que lo hacen en descampados o debajo de un árbol».  

En el acto de presentación de los nuevos espacios también estuvo presente la directora de la Fundación de Enseñanza, María Carbonell, que agradeció al obispo «su acompañamiento en momentos de alegría y su oración para que el proyecto saliera adelante». Asimismo, extendió la gratitud hasta el Obispo Fray Albino que inició este proyecto de educación diocesana. Tras dirigirse a los alumnos y al profesorado del Trinidad-Sansueña y proceder a la bendición de las obras en la entrada del colegio, Demetrio Fernández realizó una visita por los espacios nuevos y remodelados, donde participó en algunas actividades de los laboratorios de Formación Profesional. En la actualidad, el Colegio Trinidad-Sansueña tiene una línea de Educación Infantil, una línea de Educación Primaria, dos líneas de Educación Secundaria, dos líneas de Bachillerato, y cuatro módulos formativos de Formación Profesional