Rafael Ruiz - Crónicas de Pegoland

Tú no has sido Rafael Ruiz

Ni un centímetro de tolerancia a quien comete agresiones sexuales, ni un milímetro de presión a la mujer que es víctima

Que no te confundan. Tú no has sido y los delincuentes son ellos o es él. A todos nos da miedo estar en boca de otros, ser pasto del qué dirán, pero has de tener claro quién es la víctima y quién es el delincuente. A la primera se le protege, al segundo se le detiene y se le lleva al juez para que le castigue. Sé que la gente murmura, que apunta con el dedo. Y se añade dolor al dolor, duda a la confusión, vergüenza a la desesperanza. En esto no hay duda. Eres inocente y él, o ellos, los que han hecho el daño, no. Y quien hace daño no puede tener ni la más mínima tolerancia social, ningún chistecito, ni la más mínima letigimación social de sus abyectos actos. Lo que han hecho es horrible. Punto.

Ningún centímetro de falda más arriba o más abajo es coartada para una violación. O el sexo es consentido por ambas partes o no es sexo, es violencia. O son dos personas libres disfrutando de su cuerpo, o es materia policial. Olvídate de zonas grises. Ni tu aspecto, ni tu pasado, ni tus costumbres importan aquí. La palabra «no» significa lo mismo a las doce del mediodía que a las cinco de la madrugada. Con un traje ajustado que con un abrigo de cuello vuelto. En una avenida transitada o en un parque oscuro. Con una caña en el cuerpo o con doce copas tras un botellón. No importa si hablaste con él, si intentaste ligar o si lo mandaste directamente al cuerno. Tu cuerpo es tuyo y solo tú eres quién para tocar o ser tocada. No es no. Sí es sí.

Es un problema muy grave. Los expertos en criminología creen que una de cada dos agresiones sexuales no se denuncia. Tampoco es culpa tuya. Es nuestra, de los demás. Existen protocolos de actuación pero la desinformación, los prejuicios o la ausencia de profesionales capacitados sigue siendo muy grave. Especialmente, en los casos donde hay menores o que ocurren en el hogar. Anota este dato. Los agresores sexuales presentan una tasa de reincidencia del 20 por ciento, cosa que es una barbaridad. Uno de cada cinco lo volverá a hacer si no lo detienen. Denuncia y exige poder denunciar.

No has sido tú. Ha sido él. O ellos. Ese al que no se le puede conceder ni un centímetro cuadrado más allá del derecho constitucional a un juicio justo, con todas las garantías que la ley exige. Ese que no está enfermo ni ha interpretado mal las señales o iba muy borracho o drogado. Sencillamente, es un delincuente que abusa de mujeres, un monstruo. Que tiene que estar en la cárcel porque las calles no son lugares para las bestias.

Post Scriptum: Cuatro hombres están siendo investigados por una presunta agresión sexual cometida contra una mujer en un municipio de la provincia de Córdoba. Según han constatado los investigadores, grabaron los tocamientos con unteléfono móvil y compartieron las imágenes en un chat de Whatsapp. Ninguno de sus miembros denunció el contenido a la Policía. 21 personas recibieron el vídeo en su teléfono móvil.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios