Economía

Las naves de Colecor, en manos de un fondo global

Blackstone adquiere los derechos de la cartera de fallidos del Popular, que financió la obra

Complejo de la carretera de Palma
Complejo de la carretera de Palma - ABC

Probablemente la construcción contemporánea más polémica y mediática de Córdoba, las naves de Colecor, han caído en manos de un fondo de esos que se conocen como buitres pero que ya es algo más. Blackstone, de quien se dice que es el mayor promotor inmobiliario del mundo, es desde ayer propietario de los derechos financieros de las naves que son aún la sede de las empresas del Rafael Gómez.

Blackstone adquirió el 51 por ciento de la cartera de fallidos del Popular como parte de la estrategia de saneamiento del banco emprendida por su nuevo dueño, el Santander. Y entre esa cartera de fallidos se encuentra no la propiedad pero sí los derechos de ejecución hipotecaria que pesan sobre las naves. En su día, las empresas de Gómez financiaron su construcción mediante créditos hipotecarios del Banco de Andalucía.

Aquella entidad financiera, histórica, fue absorbida por el Popular, que era su único propietario. La entrada de Blackstone, del que se calculan activos por 104.000 millones de euros solamente en el sector inmobiliario, es la operación en el sector más importante de España. Hasta entonces, lo era la entrada de Lone Star, otro fondo, en la cartera inmobiliaria de Kutxabank. Lo que hoy se conoce como Neinor Homes.

Se trata de una peculiar derivación del capitalismo contemporáneo. Los activos inmobiliarios son tóxicos si están en el balance de un banco pero objeto de negocio cuando este tipo de empresas que disponen de financiación los adquieren a bajo precio. Neinor, por ejemplo, ha protagonizado un debut bursátil de cierta relevancia y ha activado obras prácticamente desde el minuto uno.

Ni el Ayuntamiento de Córdoba ni la Junta han dado paso alguno para desbloquear la situación de Colecor a pesar de que IU y PSOE prometieron la demolición parcial del edificio. Izquierda Unida llegó a proponerlo como una especie de centro logístico dedicado a los productos locales de la huerta. Hasta el momento, todos los intentos de cobrar la multa eran impensables porque el Popular tenía derecho preferente de cobro.

Toda la actualidad en portada

comentarios