Sara, tapándose la cara, durante una comparecencia de prensa
Sara, tapándose la cara, durante una comparecencia de prensa - VALERIO MERINO
SUCESOS

Una mujer pide en Posadas que intervenga la Justicia para que su ex marido no le impida ver a sus hijos

Asegura que incumple el régimen de visitas cada vez que los menores están con él

CÓRDOBAActualizado:

La mujer de Posadas que denunció en agosto a su marido por no dejarle ver a sus tres hijos durante 17 días ha pedido este martes, junto a la Plataforma Cordobesa contra la Violencia a la Mujeres, que la justicia y las administraciones intervengan en su caso porque, «después de un régimen de visitas establecido por un juez, lo viene incumpliendo sistemáticamente reteniendo a los niños cada vez que los tiene con él».

La mujer y el colectivo han explicado que denunció en su separación a su marido por «violencia psicológica y, desde entonces, el hombre ha incumplido las visitas acordadas a sus tres hijos --de tres, dos y un año-- reteniéndolos y no entregándolos» a la madre pese a la orden dictada por el juez. En total, desde el verano hasta ahora, ha interpuesto un total de 22 denuncias contra su ex marido, 20 son por incumplimiento del régimen de visitas y otras dos por impedirle el acceso a la vivienda familiar para recoger sus pertenencias y las de sus hijos.

Indefensión

La joven, Sara, ha lamentado que «ningún juzgado se hace cargo de la situación de indefensión» de sus hijos, dado que su ex marido sigue «reteniendo a los niños cada vez que quiere», según ha confesado. Además, ha señalado cómo el hombre «incumple también la orden del juez de no mantener comunicación directa con ella al haberlo denunciado por violencia psicológica», pero, sin embargo, recibe «llamadas de madrugada, 'WhatsApp' a mí y mi familia, mensajes cuando tiene prohibido hacerlo», ha relatado.

Recién separados, pero sin un régimen de visitas establecido por acuerdo, «el padre de los niños se los había llevado para pasar un día con ellos y estuvo 17 días sin dejar que la madre los viera». Tras denunciarlo, un juez dio la custodia provisional de los niños a la madre y estableció un acuerdo cautelar de visitas del padre a sus hijos, hasta que se celebren los juicios pendientes.