Un hombre da retoques a una caseta antes de la fiesta
Un hombre da retoques a una caseta antes de la fiesta - VALERIO MERINO
FIESTAS

Un mes menos para montar las casetas de la Feria de Córdoba que en 2017

Como pronto, el plazo para presentar solicitudes (aún sin abrir), finalizará el 20 de febrero: el año pasado lo hizo el 17 de enero

CÓRDOBAActualizado:

LA Feria de Córdoba puede esperar. El Ayuntamiento de Córdoba no aprobó ayer, en contra de lo que tenía previsto, las bases de la celebración de Nuestra Señora de la Salud de 2018. La razón de la demora es, en gran parte, una incógnita, porque el teniente de alcalde de Presidencia, Emilio Aumente (PSOE), apenas quiso dar detalles acerca de ello. En la rueda de prensa posterior a la junta de gobierno local, el concejal se limitó a explicar que no fue posible dar luz verde al documento porque «tenía que pasar antes por Intervención para limar unas cuestiones».

Los plazos van ya muy justos: los caseteros tendrán un mes menos que el año pasado para realizar sus trámites y montar sus carpas. El borrador de las bases que manejan los vecinos, las cofradías, las peñas y las asociaciones de Casetas Tradicionales (ACT) y de Casetas Populares especifica que la fecha límite para presentar las solicitudes para tener sede en la fiesta que cierra en mes de mayo —y que este año se celebra entre los días 19 y 26—, será quince días después de la publicación de las mismas en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP).

Si no hay más demoras

Si no hay más contratiempos ni más retrasos, el Consistorio aprobará las bases el próximo viernes, que será 2 de febrero. El trámite de enviar el expediente al BOP lleva varios días: si es rápido y el lunes 5 está ya publicado, será el día 20 de febrero cuando acabe el plazo de cumplimentación de solicitudes. El hecho es que ya se han sobrepasado con creces los tiempos de 2017, porque en la última edición de la celebración los titulares de las carpas tuvieron hasta el 17 de enero. La demora es de más un mes si se compara un ejercicio y otro. 

A partir del 20 de febrero —en el caso de que el BOP difunda las bases el lunes 5 de ese mes— empezará a contar el reloj no sólo para la presentación de los expedientes de solicitud sino también para el resto de los trámites. Para los más importantes, los promotores de los recintos contarán con un mes, porque una de las fechas de referencia es el 19 de marzo. Es entonces cuando los caseteros, por ejemplo, habrán de haber comunicado ya al Ayuntamiento que sus servicios de barra y restauración, si es el caso, van a estar gestionados por una empresa o entidad diferente a la titular de la carpa.

A la espera de la aprobación

También el 19 de marzo está fijado como el último día en el que los solicitantes pueden pagar las fianzas y las tasas de las instalaciones de las que son responsables. El documento elaborado por el Consistorio y que está a la espera de su aprobación es tajante en este sentido, de manera que dice literalmente: «A partir de dicha fecha se entenderá que han renunciado a la instalación y uso quienes no hayan cumplido este requisito».

La tardanza municipal no casa con las consecuencias que puede tener para un casetero no atender a los plazos. Un ejemplo: si no paga las tasas y la fianza antes del 19 de marzo el Ayuntamiento entenderá que renuncia a su plaza, un hecho que «se estimará como un elemento de valoración negativa en las solicitudes de las dos próximas ediciones de Feria».

Otra fecha de referencia es el 17 de mayo. Hasta entonces —y no después— podrán entregarse en los servicios municipales los certificados de seguridad, solidez y montaje de las casetas emitido por un técnico cualificado y visado por su colegio profesional. También ése es el plazo para poner en conocimiento del Ayuntamiento el listado de precios de venta al público y el seguro de responsabilidad civil de las instalaciones. Las obras de las casetas comenzarán el 23 de abril y tendrán que estar acabadas el 13 de junio.