La alcaldesa, Isabel Ambrosio, en el Pleno del jueves
La alcaldesa, Isabel Ambrosio, en el Pleno del jueves - VALERIO MERINO
DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA CIUDAD

La medida estrella de la alcaldesa de Córdoba es sólo un retoque de lo que ya existe

La bonificación fiscal para empresas en parques científicos como R21 está ya incluida en las ordenanzas en vigor

CÓRDOBAActualizado:

El gran anuncio que hizo el jueves la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, en el marco del debate sobre el estado de al ciudad, no supone estrictamente una novedad. La regidora socialista limitó a dos las iniciativas anunciadas en un Pleno que suele utilizarse para avanzar novedades de gestión. Una de ellas fue la creación de una oficina de contratación para agilizar trámites. La otra, una bonificación fiscal para empresas instaladas en parques científico tecnológicos como Rabanales 21 que ya existe actualmente en las ordenanzas en vigor.

La novedad supone, de facto, una ampliación del rango por el que las empresas de estas características reciben bonificaciones fiscales en impuestos como el de Construcciones y Obras (ICIO). Establece, además, un carácter progresivo para que puedan beneficiarse las empresas pequeñas, pero que favorece sobre todo a las sociedades de mayor tamaño.

«Podrán obtener una bonificación del 50 por ciento de la cuota íntegra de impuesto las construcciones, instalaciones y obras de inmuebles ubicados en parques científicos, tecnológicos o de investigación, destinados a centros de trabajo, cuyos dueños sean empresas, en los que se desarrollen actividades económicas de investigación científica, desarrollo e innovación tecnológica (I+D+i)» que creen más de 20 puestos de trabajo indefinidos. Así reza el artículo 4.7 de la ordenanza fiscal en vigor relativa al impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras. La propuesta de Ambrosio se basa en que de cara a las ordenanzas fiscales de 2019 ese porcentaje pase del 50 al 95 por ciento. También planteó establecer una bonificación del 20 por ciento de este impuesto para empresas de estas características que creen entre 1 y 5 empleos, lo que amplía el abanico para favorecer a «pymes» y emprendedores.

La bonificación del 95 por ciento de la cuota íntegra del impuesto ya existe además para cualquier empresa (sea o no de carácter innovador) que cree un mínimo de 40 puestos de trabajo. Estas modificaciones en materia fiscal para empresas de base tecnológica las hizo extensibles la alcaldesa, además, al Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), que sólo se paga a las sociedades que facturan más de un millón. Sin embargo, no concretó de qué modo se verían aumentadas estas exenciones tributarias. Sorprende, además, que estas medidas no estuvieran incluidas en el borrador de ordenanzas fiscales del cogobierno, que no se llegó a aprobar.