TRIBUNALES

Los mecánicos aseguran que «la droga intervenida en el taller era para el consumo del jefe»

La Audiencia Provincial ha dejado visto para sentencia el juicio con el que se enfrentan tres acusados a 21 años de prisión

La Policía Nacional registró un taller de la capital
La Policía Nacional registró un taller de la capital - ARCHIVO

Los dos mecánicos y el jefe de un taller de la capital, que se enfrantan a 7 años de prisión por tráfico de drogas han negado durante el jucio celebrado este jueves en la Audiencia Provincial que se dedicaran a la venta de estupefacientes, defendiendo que la droga que incautaron en las oficinas del propietario del taller eran «para consumo propio».

Durante la vista, dos de los acusados reiteraron ante el tribunal de la Sección Tercera que «ellos no entraban en la oficina del taller, ya que tenía la puerta cerrada baja llave siempre y sólo entraba el jefe que es quien firmaba las facturas y cobraba a los clientes». Un extremo que corroboró el propio jefe del taller quien dijo que los 20 gramos de cocaína encontrados en su cajón en un paquete de arroz eran para consumo propio porque «era adicto a estas sustancia últimamente por esa época más aún». En este sentido, el propietario del taller, que se enfrenta a otros 7 años de prisión como sus dos trabajadores, ha defenidido que el sobre con dinero que encontraron también en su oficina era un préstamo de su ex novia para ir adelantando pagos de ese mes para repuestos. «Me solía dejar dinero y luego yo se lo devolvía», señaló el dueño del taller.

Según la calificación provisional de los hechos de Fiscalía, el día 9 de mayo de 2014 una dotación policial de paisano inició el seguimiento en torno al local comercial, titularidad de uno de los procesados, después de que llegaran a la Policía varias denunciasanónimas sobre la posibilidad de que fuera un punto de venta de drogas. Al respecto, dicho día, un hombre aparcó su vehículo fuera del local y tras entrar en él, recibió un objeto que ocultó entre sus ropas, al tiempo que salió inmediatamente del local. Si bien, los agentes pararon posteriormente al varón y le intervinieron entre la ropa dos envoltorios con 0,6 gramos de cocaína.

De este modo, según el relato fiscal, la Policía decidió realizar un registro en el interior del taller, donde en distintas ubicaciones encontraron distintas bolsas con dichas sustancias, concretamente dentro de un paquete de arroz 11,8 gramos de sustancia pura de cocaína y 0,1 gramos en posesión del dueño, todo ello con un valor en el mercado ilícito de 1.648 euros. Asimismo, hallaron tres bolsas y dos paquetes de tabaco con 114 gramos de marihuana, con un valor de 530 euros. Además, localizaron dos recortes de plástico circulares preparados para albergar dosis individuales y un paquete con bolsas transparentes destinadas a la misma finalidad. También, encontraron 4.870 euros en billetes, «procedentes en su mayor parte de la venta ilícita de droga», según el fiscal.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios