Un tractor en el campo cordobés
Un tractor en el campo cordobés - ARCHIVO
AGRICULTURA

La matriculación de tractores encadena tres años consecutivos de subida en Córdoba

Hasta noviembre se registró un alza del 2,5 por ciento, con 200 nuevos vehículos

CÓRDOBAActualizado:

El Ministerio de Agricultura publicó en julio del pasado año un decreto para la concesión de subvenciones destinadas a la renovación del parque nacional de maquinaria agraria. En su exposición de motivos, esta normativa indicaba que «uno de los elementos esenciales en la modernización de las explotaciones agrarias es, junto con la inversión en tecnología e investigación, la mecanización de las labores inherentes a la producción primaria». El problema que existe, según el departamento gubernamental encabezado por la ministra Elena García Tejerina, alerta de que «el parque móvil agrícola español está muy envejecido, por lo que se merma la productividad derivada de su uso y se incrementan tanto los efectos negativos sobre el medio ambiente como sobre la competitividad y la salud pública en el sector».

Este programa, que estuvo vigente entre julio y septiembre, contó con un presupuesto de unos cinco millones de euros. Estos fondos se destinaban a la adquisición de tractores, equipos de recolección, equipos de aplicación de fitosanitarios y de fertilizantes, sembradoras y cisternas para purines y abonadoras. Según el Ministerio, en el caso de los tractores se conseguirá una reducción de las emisiones de dióxido de carbono de entre el 15 y el 20 por ciento. Otro objetivo es mejorar la seguridad de los vehículos, un aspecto muy importante teniendo en cuenta que tres personas murieron el año pasado en Córdoba cuando conducían un tractor.

Los agricultores cordobeses han respondido positivamente a este programa, aunque no con la intensidad esperada. Según los datos publicados por la Dirección General de Tráfico (DGT), las matriculaciones de tractores aumentaron entre enero y noviembre -últimos datos disponibles- un 2,5 por ciento, hasta llegar a un total de 200 unidades. De haber seguido esta misma tendencia en diciembre, 2017 será el tercer año consecutivo de subida en este capítulo. Los resultados de la provincia son aún mejores si se tiene en cuenta que en el conjunto de Andalucía hubo una bajada de casi el 10 por ciento.

Es llamativo el hecho de que septiembre fue cuando se registraron más compraventas de este tipo de vehículos en la provincia con un total de 25 operaciones. Curiosamente, es ente mes cuando finalizó el plazo para solicitar las subvenciones de renovación de la maquinaria agraria. Las marcas más vendidas en Córdoba fueron Renault e Iveco, con 67 y 45 tractores, respectivamente.

Dudas en las organizaciones agrarias

Las organizaciones agrarias muestran sus dudas sobre el plan renove impulsado por el Gobierno central. De este modo, Asaja Córdoba calificó de «poco viable» la convocatoria de este programa de actuación debido a «la imposibilidad de cumplir con los requisitos que establece la Orden que regula dicho plan». La patronal señaló que este proyecto «coloca a los agricultores en una situación de incertidumbre en la cual asumen un riesgo total desprendiéndose de la maquinaria que tienen sin tener ninguna garantía de que van a resultar beneficiados».

Por este motivo, Asaja pide al Gobierno que revise las condiciones del plan, ya que, por esta razón, «han sido casi nulas las solicitudes a pesar de que existen muchos agricultores interesados y sobre todo necesitados de renovar el parque de maquinaria, tanto por mayor protección del medio ambiente, eficiencia energética y refuerzo de la seguridad laboral de los agricultores rentabilidad como por incorporación de nuevas tecnologías para hacer más fácil y práctico el trabajo».

Por su parte, el secretario provincial de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), Miguel Cobos, reconoció que, en general, la maquinaria agrícola que se utiliza en las explotaciones cordobesas es «antigua». En este sentido, recordó que desde noviembre de 2016 es obligatorio en Andalucía que estos aparatos agrícolas pasen sus revisiones para comprobar que su funcionamiento es el correcto. «Hasta ahora se ha sido permisivo, pero la Junta ya ha anunciado que será más exigente con este aspecto debido a que han detectado que la mitad de la maquinaria registrada no han superado todas las inspecciones establecidas», recalcó este dirigente agrario.