Presentación de los resultados de la operación - ABC
INVESTIGACIÓN

Más de 20 detenidos y 16 toneladas de aceituna recuperadas en Córdoba en la operación «Oro líquido»

La Guardia Civil desarticula un grupo organizado que ha sustraído importantes cantidades de aceituna

CÓRDOBAActualizado:

La Guardia Civil ha detenido a 22 personas como supuestos autores de varios delitos de robo y hurto de aceituna. Todos los detenidos pertenecen al mismo clan familiar, 20 de ellos son de nacionalidad rumana y tienen edades comprendidas entre los 16 y los 40 años. Asimismo, entre los arrestados hay dos personas de nacionalidad española y se está investigando a una más por supuestamente encargarse de un punto de compra de aceituna por los delitos de receptación de aceituna robada, hurto y cooperadores necesarios.

Estos son los resultados de la denominada «Operación Oro Líquido» desarrollada por los Equipos Roca de la Guardia Civil, que ha tenido lugar coincidiendo con el inicio de la campaña de aceituna en la zona suroeste de la provincia, concretamente en los términos municipales de Santaella, Aguilar de la Frontera, Montalbán, Fuente Palmera, Puente Genil y Moriles. Los robos que se estaban denunciando en esta zona pusieron sobre la pista a los agentes, especialmente al puesto de la Guardia Civil de Fuente Palmera y con la colaboración fundamental de la Guardería Rural.

El punto de compra ha sido precintado en la provincia de Sevilla, desde donde trataban de reintroducirla en el mercado cordobés como legal. Actuaban de madrugada y dos de las personas detenidas son menores. La Guardia Civil investiga dos almazaras cordobesas y no descarta que haya más detenidos.

Desarrollo de la investigación

Las primeras investigaciones permitieron a la Guardia Civil saber que los autores formaban un grupo perfectamente organizado, entre cuyos integrantes había personas perfectamente conocedoras de la zona, incluyendo los lugares de depósito del fruto, las localidades y las pistas y caminos terrizos, que en caso de necesidad empleaban en su huida. El grupo tras reconocer la zona donde iba a cometer los hurtos de aceituna se desplazaba a la misma con furgonetas de gran capacidad y una vez cometido el hurto, abandonaban el lugar y se dirigían hacía los posibles puntos de compra donde esa misma madrugada o al día siguiente vendían la aceituna robada.

Durante el desarrollo de las investigaciones, la Guardia Civil pudo saber a través de la Guardería Rural de Guadalcázar, que se estaba produciendo mucho trasiego de vehículos, conducidos al parecer por personas de nacionalidad extranjera, sobre los que sospechaban que pudieran estar dedicándose al hurto de aceituna.

Esta información de la Guardería Rural permitió a la Guardia Civil localizar en una finca del término municipal de Guadalcázar tres furgonetas de gran capacidad y 11 personas que se dedicaban a la recolección ilegal de la aceituna los cuales, al detectar la presencia de la Guardia Civil en la zona, se dieron a la fuga en dos furgonetas, siendo interceptadas las dos en la provincia de Sevilla por efectivos de los Equipos Roca de la Guardia Civil de Córdoba y efectivos de la Comandancia de la Guardia Civil de Sevilla, procediéndose a la detención de los once ocupantes y a la recuperación en la finca de dos toneladas de aceitunas que los supuestos autores ya habían recolectado y pretendían sustraer.

El avance de la investigación permitió localizar en una carretera de la provincia cuatro furgonetas de gran capacidad, que circulaban dirección Sevilla, que resultaron sospechosas, decidiendo los investigadores de la Guardia Civil seguirlas. Al llegar a una localidad de la provincia de Sevilla de madrugada, intentaron descargar la aceituna que transportaban en un punto de compra, procediendo los Guardias Civiles a la intervención de la aceituna, más de 13 toneladas que los ahora detenidos transportaban en el interior de las cuatro furgonetas y que habían sustraído de una finca de Puente Genil.

Asimismo, se procedió a la detención de los supuestos autores de los hurtos de aceituna, otras nueve personas, integrantes todos del mismo clan familiar, así como del encargado y un trabajador del punto de compra, como supuestos autores de un delito de receptación de aceituna y otro de cooperación necesaria en la comisión de hurtos. Los ahora detenidos intentaron huir del lugar, no logrando su propósito. Seguidamente, la Guardia Civil procedió a la investigación del propietario del punto de compra, como supuesto autor de un delito de receptación, a la intervención de las cuatro furgonetas utilizadas por los ahora detenidos en sus desplazamientos y a la aprehensión de más de una tonelada de aceituna, de la que los encargados del punto de compra no pudieron acreditar su legítima procedencia. También y por orden judicial, la Guardia Civil procedió al precinto del punto de compra.