Los afolíes o graneros del Coso, en Lucena, una de las posibles sedes del museo
Los afolíes o graneros del Coso, en Lucena, una de las posibles sedes del museo - J. M. G.
CULTURA JUDÍA

Lucena busca espacio para un museo sobre su pasado sefardí

El Ayuntamiento da los primeros pasos para un centro que se concretará en el siguiente mandato

CÓRDOBAActualizado:

La mesa técnica del proyecto Lucena Judía estudiará la próxima semana la creación de un museo sobre el pasado sefardí de la ciudad. El concejal de Patrimonio y Turismo del Ayuntamiento de Lucena, Manuel Lara, aseguraba esta semana que, en su opinión, se trata de un legado que «merece un edificio para él».

Lara apuntó que el Ayuntamiento dispone actualmente de distintos inmuebles que podrían albergar este nuevo museo histórico, entre los que figuran el palacete barroco de la calle Condesa Carmen Pizarro, recientemente expropiado, los antiguos alfolíes o almacenes de grano del Coso, vinculados a la Casa de Medinaceli, o incluso las Bodegas Víbora, adquiridas por el mismo sistema hace años y actualmente en desuso tras el intento infructuoso de recuperar el edificio por parte de la Escuela Taller.

Consenso

No obstante, el edil de Patrimonio indicó que la ubicación de este nuevo espacio museístico «debe partir del consenso». Mientras toma cuerpo esta propuesta, el próximo mes de diciembre -coincidiendo con las Jornadas sobre el Mundo Funerario Judío que el Ayuntamiento organiza anualmente para conmemorar la reinhumación de los restos óseos extraídos de la necrópolis judía de Lucena durante su excavación- serán expuestas en la «Sala de la Chimenea» del Palacio de los Condes de Santa Ana las 55 piezas cedidas por el rabino principal de la comunidad judía melillense, Yamin Bittan Benzaquen, y de la Asociación Cultural Men-Guímel.

Entre el material sobresalen un fragmento de la Torá, dos mantos de la Torá de principios del siglo XX, un shofar y diversos libros litúrgicos. Por su parte, del amplio listado de piezas entregadas por el colectivo melillense destacan un talit o manto de rezo, unas copas de Kidush, un hagadá de Pesaj, un sidur de plata y diversos libros del siglo XIX y primer mitad del XX, además de varios elementos rituales.