El profesor Carlos García Alonso
El profesor Carlos García Alonso - ARCHIVO
UNIVERSIDAD

Loyola hace un doctorado del estudio de los datos en Córdoba

La institución jesuita forma a expertos en el uso de la información como inteligencia artificial

CÓRDOBAActualizado:

¿Cuántos datos puede recibir y crear una persona a lo largo de un día? La prensa, el móvil, la cita con el médico, el trabajo o las facturas rodean el día a día. Cifras que por separado parecen no decir nada, pero que con una correcta interpretación pueden arrojar información de gran interés. En el mundo se generan a diario más de 2,5 trillones de bytes de información de todo tipo. Proceden de las transacciones bancarias, la bolsa, la sanidad o las propias redes sociales y que sin una adecuada interpretación y estudio quedarían perdidos en la nada. Precisamente para su tratamiento y usabilidad, la Universidad Loyola, con sede en Córdoba, ha creado el Doctorado en Ciencias de los Datos, en el que trabajan una veintena de profesionales de distintas parcelas.

Las Ciencias de los Datos es un ámbito multidisciplinar, que engloba la estadística, las matemáticas, las ciencias de la computación y la inteligencia artificial. A esto, hay que añadir especialistas en las distintas áreas de conocimiento que son objeto de estudio. Un campo en constante crecimiento para el que se abre un nicho de mercado ante la falta de especialistas debidamente formados en la materia. Tanto es así que se espera que para 2030 la Inteligencia Artificial tenga un impacto global económico de 15,7 billones de dólares en todo el mundo.

La Ciencia de los Datos engloba la estadística y la inteligencia artificial

En opinión del vicerrector de Investigación de Loyola Andalucía, Carlos García, la especialización en esta parcela «no es nada fácil porque la curva de aprendizaje es muy alta y costosa». No obstante, según García, «hay grandes profesionales en este área en Córdoba», aunque los grandes núcleos de trabajo están en Madrid o Barcelona. El estudio de los datos no queda en el aspecto académico, ya que «hay grandes empresas, como IBM, que están apostando muy fuerte por este campo», explica el vicerrector de Investigación. No es casualidad que algunas revistas especializadas hayan afirmado que la profesión más laureada este 2017 es la del científico de datos.