LOS PEDROCHES

La Junta admite que desconoce el paradero de las vacas

El delegado de Agricultura, Francisco Zurera, pide disculpas por las molestias que está ocasionando el problema

Parte de las vacas que van a ser sacrificadas
Parte de las vacas que van a ser sacrificadas - Quercus

«Sabemos que las vacas de Villanueva del Duque están en un cercado, pero por la noche llega alguien que les abre la puerta y desaparecen, pero de las otras desconocemos su paradero». Son palabras del delegado de Agricultura en Córdoba, Francisco Zurera, en relación a los animales de Los Pedroches que tienen que ser sacrificados por un presunto tráfico de crotales, y que mantienen en jaque a la Administración andaluza y a la propia Guardia Civil.

Las vacas descontroladas a las que alude el responsable autonómico son las de otra finca ubicada en Dos Torres, sobre las que, al parecer, la Administración no tiene noticias. En total, son 108 vacas las que tienen que ser sacrificadas «por razones de seguridad animal».

Zurera ha insistido en que se trata de una situación en la que «vamos a aplicar la Ley de Sanidad Animal, ya que en la trazabilidad de esos animales puede haber irregularidades que vienen de tiempo atrás y hay que sacrificar las reses». Se trata de un proceso en el que «están colaborando intensamente la Junta y la Guardia Civil» y en el que «vamos a seguir trabajando para que termine esta misma semana».

«Pido disculpas»

El delegado, igualmente, ha pedido «disculpas» por las molestias que está ocasionando esta situación. «Lo siento en el alma, pero soy el primer interesado en que se cumpla la ley, en este caso la de Sanidad Animal».

Según Zurera, lo que está ocurriendo con la aparición y la desaparición constante de los animales no sólo no es normal, «sino que es constitutivo de delito con la no trazabilidad de los animales o los cambios que se realizaron con los crotales [pendiente de plástico que se pone en las orejas del ganado para poder identificarlo] de los animales», al tiempo que ha considerado que la agresión al veterinario «no tiene nombre», y ha aprovechado la ocasión para defender a los profesionales que miran por la salud animal y que «miran también por la salud de los ciudadanos a través de la prevención de la seguridad alimentaria».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios