Columna de humo negro sobre la planta de reciclaje incendiada, el lunes por la mañana
Columna de humo negro sobre la planta de reciclaje incendiada, el lunes por la mañana - VALERIO MERINO
MEDIO AMBIENTE

La Junta autorizó eliminar amianto y cenizas de Puente Nuevo en la planta de reciclaje incendiada en Córdoba

La empresa albergaba gran cantidad de residuos «como almacén temporal de subproductos», que fueron denunciados

El Gobierno andaluz reaccionó 30 horas después del incendio y sin acceder a contrastar los datos obtenidos

CÓRDOBAActualizado:

La Junta de Andalucía autorizó en 2013 una enorme ampliación del centro de residuos de Córdoba que arde desde mediodía del domingo generando una altísima columna de humo que ha sido calificado como «tóxico» por las autoridades municipales. La Delegación de Medio Ambiente del Gobierno andaluz remitió ayer un comunicado sobre la situación administrativa de la plaza que asegura que no hay riesgos y que el centro de residuos tiene capacidad para depositar unos 65.000 metros cúbicos de materiales como el plástico y el cartón.

Captura de la nota de prensa remitida por la Junta
Captura de la nota de prensa remitida por la Junta- ABC
La capacidad que puede llegar a tener el centro es 20 veces la señalada por la Junta

Esa aseveración contrasta de forma radical con los propios documentos de la Junta de Andalucía. En concreto, una de las reformas realizadas fue la que firmó el actual delegado de Agricultura, Francisco Zurera, el 14 de junio de 2013, en cuyo departamento se englobaban los poderes ambientales, aseguraba que la capacidad del vertedero de rechazos pasó a ser de 75.000 metros cúbicos en 2009. En ese momento, se produjo una ampliación de siete fases que, cuando se encuentren totalmente desarrollados, llegarán a las 11,5 hectáreas «en las que se almacenarán 1.295.000 metros cúbicos de residuos». Es decir, la capacidad máxima que puede llegar a tener el centro de residuos es 20 veces la señalada por la Junta. La quinta ampliación del vertedero público del Lobatón tiene una capacidad de 1,18 millones de metros cúbicos.

Documento oficial de la Junta de Andalucía
Documento oficial de la Junta de Andalucía- ABC
Recicor XXI tiene permiso para recepcionar y valorizar 85.200 toneladas de amianto al año

Es verdad que el centro de Recicor XXI tiene capacidad para recibir plásticos y cartón. Pero lo cierto es que la Junta le dio permiso para muchas más cosas. Entre otras cosas, amianto. El informe de 2013 -cuando la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, era delegada del Gobierno- dice lo siguiente: «La celda existente pasará a dedicarse en exclusiva a la eliminación de amianto». Este material, como es bien conocido, forma parte del llamado fibrocemento que, comercializado bajo una conocida marca de materiales de construcción, se utilizó para numerosas aplicaciones. En estos momentos, el fibrocemento se retira porque su inhalación es verdaderamente mala para la salud. De hecho, es preciso retirarlo de una manera muy concreta para evitar que nadie lo pueda aspirar. Recicor es una empresa especializada en esta actividad. Según la autorización ambiental, al complejo se le dio permiso para recibir y valorizar (darle valor para otras actividades) 85.200 toneladas al año cuando estuviera en su capacidad total. De amianto, se hacía un cálculo de uno 300 metros cúbicos al año. Vistas las cifras que se autorizaron por Medio Ambiente en 2013, el expediente de Cosmos es cosa de chiquillos.

Documento oficial de la Junta
Documento oficial de la Junta- ABC

Otra cuestión a la que se le dio el visto bueno es a depositar «las cenizas acopiadas en su día como almacén provisional de subproductos». ¿Las cenizas de qué en concreto? La entidad que agrupa a los productores de residuos se llama Agreca. En su día, presentó una denuncia de que se estaban llevando a estas instalaciones las cenizas de la central térmica de Puente Nuevo. Fuentes de la organización calculan que entre 2011 y 2012 se llevaron a esta empresa unas cien mil toneladas de estos materiales que componen el gran monte gris oscuro que se puede ver en muchas fotografías a la derecha del foco del incendio.

El delegado de Medio Ambiente no pudo confirmar o desmentir nada y remitió a la Delegación del Gobierno, que no dio respuesta

Las cenizas, reconoce la Junta en sus papeles, no se llevaron tras la ampliación del permiso sino que se amplió el permiso oficial para que se pudieran llevar las cenizas desde su ubicación provisional (dentro de la planta) hasta el vaso de vertido definitivo. Este periódico intentó ayer en numerosas ocasiones disponer de una versión oficial de la Junta sobre la materia para acceder a datos como si las cenizas están trasladadas en parte o en su totalidad. Fue literalmente imposible. ABC habló ayer con la Delegación del Gobierno de la Junta, con el gabinete del consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, y con el actual delegado territorial en Córdoba, el político socialista Francisco de Paula Algar. Este último dijo no tener elementos de juicio para confirmar o desmentir nada y pidió que todas las preguntas se realizaran por medio de la Delegación del Gobierno. A esa hora, cerca de las ocho de la tarde, ya no había respuesta a las llamadas en esa instancia gubernamental. La Junta dio ayer su primera información sobre la materia en un comunicado que llegó a las siete de la tarde. Casi treinta horas después de iniciarse el fuego.

Nube negra, procedente del incendio, sobre Córdoba
Nube negra, procedente del incendio, sobre Córdoba- VALERIO MERINO

«La calidad del aire no se ha visto afectada»

La nota de la Junta asegura que no hay ningún problema en los valores de la red que mide la contaminación del aire tanto en Córdoba como en los núcleos más cercanos de la periferia o de otros términos municipales. Además, afirma que los papeles están correctos y que el informe ha sido trasladado al Ayuntamiento de Córdoba. En las 314 palabras del comunicado de la Junta no hay ni una sola referencia a la información publicada por ABC el domingo que asegura la Junta detectó cuatro elementos con deficiencias. Extraoficialmente, el Gobierno andaluz ha dicho -por ejemplo, a organizaciones ecologistas o a los servicios informativos de Antena 3 Televisión- que los técnicos no han encontrado causa y efecto entre las deficiencias y el fuego. De hecho, aseguran que se solventaron las deficiencias aunque nunca se ha detallado en qué consisten los problemas y cuándo y cómo se les dio solución. Ese dato no aparece en el comunicado oficial de la Junta a pesar de que organizaciones como Aire Limpio han pedido que se aclare. La propiedad de la planta, el grupo Barea, dijo ayer a Radio Córdoba la siguiente declaración: «Debemos tenerlo todo en orden».

Los incendios en plantas como esta suelen ahogarse con tierra para acabar con el oxígeno que permite el fuego

Ingenieros contactados por ABC reconocen no entender muy bien la situación que se ha creado con este caso. En concreto, aseguran que las plantas de residuos suelen tener recursos suficientes con el objetivo de hacer frente al fuego que es habitual dentro de unas instalaciones de este tipo. En concreto, se produce cuando un vidrio se escapa y va al vertedero generando el efecto lupa con los residuos hechos de plástico o cuando la materia orgánica se degrada generando metano, que es un gas combustible. Los incendios en estas plantas, afirman los responsables, no se apagan con agua sino que se ahogan con tierra acabando con el oxígeno que permite la expansión de las llamas. En cualquier caso, afirman, no es la manera más habitual de proceder el hecho de dejarlos consumirse. En el Consistorio aseguran que poca cosa más se puede hacer. Hoy está previsto que se vuelva a estudiar el uso de aviones del Infoca. El agua que de momento se está utilizando es casi testimonial. Para refrescar el ambiente.

Falta de medios en el suelo rural

Uno de los problemas que se han encontrado los bomberos municipales -que ahora han encontrado apoyo en los del Consorcio- es la absoluta falta de medios que existe en un suelo rural, pero rural de verdad. Fuentes del departamento municipal de Seguridad que, en el momento de conocerse el fuego, tan solo estaba en la zona la persona que hizo la llamada. El agua que se está utilizando para refrescar el suelo sale del aljibe de una propiedad cercana porque el centro de residuos no tiene elementos propios para desarrollar unas labores antiincendios. El camión de los bomberos tiene que estar realizando continuos viajes a la propiedad cercana para seguir con los trabajos de refresco. En el Consistorio se reconoce ya que el incendio se ha calmado pero que no va a ser cosa de 24 horas como se dijo inicialmente ya que existe una enorme cantidad de combustible en la zona de vertido que es lo que está sacado el negro humo a la atmósfera.