La fachada de la Audiencia Provincial de Córdoba
La fachada de la Audiencia Provincial de Córdoba - ARCHIVO
TRIBUNALES

A juicio este lunes el segundo acusado del crimen del Zoco

Un jurado popular será el encargado de juzgar al segundo acusado del crimen ocurrido en diciembre de 2005

Actualizado:

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba celebrará este lunes el juicio con jurado popular al segundo presunto coautor del crimen del Zoco por estrangular en 2005 a un hombre de 78 años que había tenido acogido a uno de ellos en su casa. Se trata de un hombre, que responde a las iniciales D.A.C., de nacionalidad rumana y unos 29 años en el momento de los hechos, que ha sido acusado de un delito de asesinato y robo con violencia e intimidación. La Fiscalía pide para él penas de 20 años y seis meses de prisión.

Según recoge la calificación del Ministerio Público a principios dediciembre de 2005 G. Z., que ya ha sido condenado como responsable de la muerte del anciano, abordó en compañía de otra, cuya identidad no se ha acreditado, a un hombre en la Avenida de América, a la altura de la estación de ferrocarril.

Al respecto, el condenado le manifestó al varón que «se encontraba sin trabajo, documentación y dormía en la calle», ante lo cual el hombre le dio el número de teléfono de su casa, para que lo llamara al día siguiente y concertar una cita. Tras ello, iniciaron una relación de convivencia en el domicilio del varón, situado en el barrio del Zoco, y acudieron a diferentes establecimientos de la ciudad, con el fin de suministrarle ropa y lo que precisara, «sin que conste que le diera dinero».

Tiempo después, el condenado comunicó dichas circunstancias al ahora acusado, que se conocieron en un albergue de Jaén y se trasladaron a Córdoba, donde mantuvieron el contacto e «idearon de forma conjunta apropiarse del dinero que pudiera tener el hombre, sin importarle los medios que tuvieran que utilizar para conseguirlo» e «incluso causarle la muerte», según expone el fiscal.

De esta forma, ambos fueron a casa del varón con el fin de «extorsionarle» y conseguir que les entregara el dinero que tenía, de modo que «nada más entrar» en el domicilio y «sin mediar palabra», el condenado presuntamente golpeó al hombre con un puño en el estómago, para «amedrentarlo», a la vez que el ahora procesado «le cogía por el cuello».

Al no acceder a las pretensiones de «los asaltantes», el primero de ellos cogió una botella y le golpeó por detrás en la cabeza, momento en le que quedó conmocionado y cayó al suelo. Así, supuestamente le ataron los tobillos con un pañuelo y le amarraron las muñecas con una bufanda, y para evitar que gritara o pidiera ayuda, «lo amortajaron con una bufanda y un pañuelo, a la vez que le metieron un calcetín en la boca y le ataron un pañuelo en la frente».

«Muerte por afixia»

De este modo, «sin poder moverse», presuntamente lo arrastraron por el suelo hasta el cuarto de baño y una vez en el lugar, ambos «lo cogieron por el cuello con las manos, con el fin de quitarle la vida, y aprovechando que no podía defenderse, le estrangularon hasta causarle la muerte por asfixia».

Tras ello, los dos registraron la casa y se apropiaron de 20 euros. Estuvieron en la casa durante unas dos horas, para después coger un tren destino a Barcelona, donde fue detenido al día siguiente el primero de ellos.

La Fiscalía y el juzgado que instruyó la causa no cejaron en el empeño de localizar a individuo del ADN que apareció en el lugar del crimen y que no pertenecía ni a la víctima ni al acusado y que permitió que el segundo, que ahora será juzgado, fuera detenido por la Policía en la ciudad alemana de Munich el día 29 de agosto de 2015.