TRIBUNALES

Imputan otro abuso sexual a cuatro del grupo de San Fermín

La joven no denunció por no ser consciente de qué le pasó y habló con un amigo policía

Concentración de protesta contra las agresiones sexuales
Concentración de protesta contra las agresiones sexuales - ARCHIVO

Cuatro de los cinco procesados por la supuesta violación en grupo en los pasados sanfermines han sido imputados por un caso de abuso sexual que habría ocurrido el pasado mes de mayo en Pozoblanco y que ha salido a la luz a raíz de la investigación de los hechos en Pamplona. La víctima sería una chica de 21 años de edad y la agresión sexual se habría producido después de que ésta regresase de unas fiestas en Torrecampo, cuando uno de los imputados, A.J.C.E., ofreció a la denunciante acompañarla a su domicilio. Fue dentro del vehículo donde se produjeron los hechos, quedando finalmente la chica abandonada en un descampado.

En el momento el que tuvo lugar la agresión, la chica no presentó denuncia alguna, en parte porque se encontraba aturdida y no recordaba exactamente lo ocurrido, algo que vendría a ratificar el auto del juez que determina que la víctima fue sedada con una sustancia conocida como burundanga. Lo que sí hizo la joven, según ha podido saber este medio, fue el comentar el caso con amigos cercanos, entre ellos un policía local, que le aconsejó que presentara la correspondiente denuncia.

Renuncia de la defensa

Esa consulta se hizo a título personal y de ahí que no consté ninguna denuncia en la Policía Local de Pozoblanco, que no tuvo constancia de los hechos hasta el mes de septiembre. Las diferentes informaciones vertidas han llevado al Ayuntamiento de Pozoblanco a indicar que «no tiene constancia» de ninguna denuncia sobre la violación de una joven por parte de los cuatro procesados. Tampoco hay constancia de ninguna denuncia en la Guardia Civil y es que el caso habría salido a la luz después de las investigaciones realizadas por la Policía Foral de Navarra y los vídeos existentes en los móviles de los acusados.

El suceso ha causado cierta conmoción entre los vecinos de la localidad de Los Pedroches, lugar donde vivía también uno de los acusados.

Por otro lado, la abogada Carmen Sala renunció el lunes a la defensa de dos de los cinco procesados por la presunta violación ocurrida en Pamplona alegando «discrepancias con el modo en el que realizan y van a realizar la defensa el resto de los abogados que trabajan en el caso». Esta renuncia coincide con el momento en el que ha salido a la luz pública otra supuesta agresión sexual.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios