Instalaciones del Hospital Reina Sofía de Córdoba
Instalaciones del Hospital Reina Sofía de Córdoba - VALERIO MERINO
SALUD

El Hospital Reina Sofía ha implantado Essure a más de 8.000 mujeres de la provincia de Córdoba desde 2002

Sanidad ordena retirar del mercado el anticonceptivo por la suspensión temporal de su certificado CE

El centro hospitalario llama a la calma y recuerda que no procede aconsejar la retirada del dispositivo

CÓRDOBAActualizado:

En 2002, el Hospital Reina Sofía de Córdoba fue pionero en la implantación del anticonceptivo Essure, fabricado por Bayer, un método de estirilización que ha causado problemas a muchas de las mujeres portadoras. Ahora, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha ordenado la retirada del mercado de este medicamento después de que el fabricante informara de la suspensión temporal del certificado de marcado CE, que ampara los productos sanitarios comercializados en la Unión Europea y garantiza que estos cumplen los requisitos esenciales de seguridad, eficacia y calidad.

Como medida de precaución, los centros y profesionales sanitarios que dispongan del producto Essure deben cesar en su utilización. El Hospital Reina Sofía asegura que así lo hará y añade que en estos momentos no se estaba implantando este método anticonceptivo. Sí se ha hecho, sin embargo, sobre más de 8.000 mujeres de la provincia de Córdoba desde el año 2002, cuando empezó a usarse. La farmacéutica insiste en que la retirada de la certificación no está vinculada con la seguridad del producto.

El centro hospitalario hace una llamada a la calma. Desde que se comenzó a implantar esta técnica «se ha ido estudiando y analizando la evolución de cada paciente», aseguran fuentes del hospital. Las usuarias reciben información sobre los diferentes métodos anticonceptivos y cuando estaría indicado y contraindicado el Essure antes de su aplicación, y se les facilita un número de teléfono de contacto para consultar cualquier problema. A los tres meses de la implantación, explican, se cita a la usuaria a consulta para confirmar que el dispositivo está correctamente situado.

¿Deben alamarse las mujeres portadoras de este anticonceptivo? Tanto el hospital como la AEMPS dicen que no. «Los datos procedentes del estudio epidemiológico francés del 19 de abril de 2017, en el que se ha tenido en cuenta los datos de la literatura, del seguimiento y los resultados de un estudio epidemiológico sobre más de 100.000 mujeres, no cuestionan la relación beneficio/riesgo del implante Essure, por lo que no procede aconsejar la retirada del dispositivo ni modificar las pautas de seguimiento de las personas portadoras», defienden. Sin embargo, las pacientes que experimenten alguna sintomatología deben consultar con su médico.

El Essure ha resultado tan problemático para las mujeres que incluso existe una asociación de afectadas que pide su retirada definitiva del mercado. Este anticonceptivo, consistente en un «muelle» que impide el paso de los espermatozoides, se vendió como una alternativa a la ligadura de trompas y a los anticonceptivos con hormonas y ha ocasionado, sin embargo, graves efectos secundarios como hemorragias, picores vaginales e incluso la perforación del útero o de las trompas de Falopio en los casos más extremos.