Una de las reses sueltas en las calles de Carcabuey
Una de las reses sueltas en las calles de Carcabuey - F. M. G.
SUCESOS

Herido un anciano por una cornada del toro de cuerda de Carcabuey

La localidad celebró ayer la suelta de los astados durante las fiestas en honor a la Virgen del Castillo Coronada

CARCABUEYActualizado:

Un hombre octogenario resultó ayer herido durante la celebración del toro de cuerda de Carcabuey, durante la suelta de la res en la jornada de la tarde. Según ha podido saber este periódico, el hombre herido no estaba participando directamente en la fiesta y se encontraba resguardado tras las vallas de seguridad.

Al parecer, el toro embistió contra las protecciones y corneó a la víctima, que sufrió una herida por asta. El hombre fue atendido en el mismo lugar de la cornada por los médicos presentes, que le dieron varios puntos de sutura y ordenaron su traslado al hospital Infanta Margarita de Cabra de inmediato para una exploración más detallada, aunque las heridas no presentaban gravedad.

El resto de la fiesta transcurrió con normalidad, celebrando el toro de cuerda en honor a la Virgen del Castillo Coronada, patrona del municipio, en el que se volvió a congregar un gran número de espectadores, aunque algo menos que en las sueltas celebrada en agosto y en el congreso celebrado el pasado fin de semana. A las 12.30 de la mañana comenzó la suelta, saliendo en primer lugar la vaca «Sorpresa» de la ganadería de Madroñiz, que dio mucho juego a los participantes que pudieron disfrutar del astado.

Tras la vaca salió el toro «Callejero», también de la ganadería de Madroñiz, un toro con mucha fuerza que hizo que se vivieran carreras de mucha emoción entre los asistentes, llevándose más de un susto algunos corredores, pero sin incidencias destacables.

Tras la finalización de esta suelta matinal tuvo lugar como el tradicional encierro para los más pequeños, en el que una carretilla con la figura de un toro recorre las calles para que corran los niños por delante. La actividad sirve para inculcar esta fiesta tan arraigada en el corazón de la Subbética cordobesa a los más pequeños, que en un futuro serán los que recojan el testigo para mantener esta tradición que se remonta como muy poco hasta el siglo XIX, según algunos testimonios escritos.

Tras el encierro infantil tuvo lugar el almuerzo popular que congregó a un gran número de ciudadanos y que se celebró en la Plaza de España, pudiendo los asistentes degustar un plato campero, compuesto por chorizo, morcilla, huevos fritos, pimientos y patatas. Ya a las 18.30 horas tuvo lugar la segunda suelta del día, en la que se congregaron cientos de personas para ver las reses también de la ganadería de Madroñiz. En primer lugar salió la vaca «Lazarilla» y tras la misma el toro «Requero».