AGRICULTURA Y SEGURIDAD

La Guardia Civil ofrece un decálogo para proteger las explotaciones agrícolas

Entre las medidas están anotar datos útiles, tratar de hacer foto a los ladrones e instalar lugares seguros para los aperos

Actuación de la Guardia Civil contra los robos en el campo cordobés
Actuación de la Guardia Civil contra los robos en el campo cordobés - Archivo

El Grupo ROCA de la Guardia Civil ha elaborado un decálogo con la idea de incrementar la seguridad en las explotaciones agrícolas y defenderse contra los robos en el campo, tan comunes en la provincia de Córdoba.

El primer punto es tener claro que la colaboración entre la Guarda Civil y el sector agrícola y ganadero es una pieza clave. «Acuda a nosotros y háblenos de sus inquietudes», recomienda la Benemérica.

En caso de observar movimientos o personas extrañas próximas a las explotaciones, hay que anotar cualquier dato útil (matrículas, descripciones, fechas u horas) y «comunique esa información a la Guarda Civil».

Imprescindible cambiar la rutina de trabajo en la explotación agrícola por lo menos una vez por semana para despistar a los presuntos ladrones.

En la medida de lo posible, se tienen que preparar «lugares de seguridad» para la custodia del material agrícola acompañado de algún tipo de sistema de vigilancia. Esto implica evitar tener los aperos de labranza diseminados en las hazas y sin vigilancia. Antes bien, hay que intentar reunirlos en un sitio protegido, a ser posible con un vallado y una puerta con candado, y a la vista desde la vivienda propia o de la de un vecino.

Sistema de seguridad

Resulta imprescindible comprobar las cerraduras de ventanas y puertas cuando se salga de la instalación agrícola, como si fuera la casa propia. De igual modo, hay que procurar mantener una actitud de seguridad. En este sentido, se recomienda también instalar algún sistema de seguridad como un vallado y una puerta con candado. Y es que si la instalación agrícola tiene una puerta abierta el delito sería considerado un hurto o falta, pero si para robar el ladrón tiene que forzar el candado ya sería considerado un delito de robo con fuerza en las cosas, con penas mayores.

Con la idea de facilitar luego la búsqueda de material robado, la idea es marcar, anotar y guardar la numeración de la maquinaria, herramientas y piezas de valor (número de serie). Y si se cuenta con una fotografía, mejor que mejor para la investigación.

No dejar objetos de valor a la vista para dificultar la acción del delincuente.

En el caso de estar presentes durante un robo en la instalación, no hay que hacerse los héroes ni enfrentarse a los intrusos, sino «protegerse en un lugar seguro». Esos sí, tratando de quedarse con el mayor número posible de detalles sobre los asaltantes y tratar de hacerle alguna foto (los móviles son muy útiles para ello).

Después de un robo o cualquier tipo de actividad delictiva hay que llamar de inmediato al al 062. «No toque nada ni pise por la zona», recomienda el decálogo.

Finalmente, tener muy en cuenta que una denuncia no formulada es una posibilidad más para el delincuente. Y por ello se recomienda denunciar siempre ante la Guarda Civil.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios