EXPEDIENTES PARALIZADOS

Lío en la Gerencia de Urbanismo por las «licencias exprés»

La falta de personal capacitado para la inspección frena los controles en establecimientos comerciales

Expedientes en dependencias de la Gerencia de Urbanismo
Expedientes en dependencias de la Gerencia de Urbanismo - ABC

Nació como una vía para garantizar el cumplimiento de la regulación comercial dando esquinazo a la lenta y tediosa burocracia, pero su puesta en marcha no está dando los resultados esperados. En torno a un millar de expedientes relativos a declaraciones responsables se encuentran estancados en la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU).

El principal problema es la falta de personal funcionario capacitado para formar parte de un cuerpo de inspectores que certifique el cumplimiento de los requisitos de los negocios. En otras palabras, más de mil negocios mantienen sus trámites paralizados por carecer el Ayuntamiento del cuerpo técnico necesario para cumplir la tarea que le corresponde. Algunos de ellos podrían estar operando actualmente sin que el Ayuntamiento sepa a ciencia cierta si sus establecimientos cumplen las preceptivas condiciones, por ejemplo, de seguridad.

La declaración responsable es el documento firmado por el titular de una actividad empresarial por el que el emprendedor garantiza que cumple con los requisitos necesarios para poner en marcha su negocio, sorteando la necesidad de obtener una licencia específica para ello. Tras su presentación en el registro de Urbanismo, la verificación conforme da al empresario luz verde para arrancar la ejecución de obras o dar inicio a su actividad.

La filosofía de este «atajo» burocrático es que el Ayuntamiento deposita en el emprendedor la confianza de que su negocio -siempre que sean actividades comerciales minoristas, servicios muy concretos y no supere un tamaño específico- cumpla al cien por cien las condiciones que se le exigen, y que podrán ser revisadas a posteriori por los técnicos municipales mediante una visita de control sin perjuicio de que también se sometan al control de las potestades administrativas competentes en materia de inspección o sanción. Fue introducido con la ley de liberalización del comercio, conocido como «decreto ómnibus», y viene a decir que lo que antes era un control previo para la concesión de la licencia se sustituye por una fiscalización posterior.

Los técnicos creen que las modificaciones legislativas no han supuesto cambios en el procedimiento

La causa del atasco en la Gerencia de Urbanismo es que se impuso la obligatoriedad de realizar estas visitas de control para cerrar los expedientes, pero el Ayuntamiento carece del cuerpo técnico necesario para hacer frente a tal volumen de trabajo. Hace poco, Urbanismo anunció la simplificación de los trámites de las declaraciones responsables mediante la supresión de la obligatoriedad de presentar toda la documentación y la restricción de las visitas de control a casos muy concretos. Los técnicos adscritos a la Oficina Técnica del Servicio de Licencias, funcionarios con más de tres décadas de trabajo profesional a sus espaldas, lo vienen advirtiendo desde hace tiempo y consideran que la Gerencia está manejando el asunto de forma que las modificaciones legislativas no han derivado en cambios procedimentales.

Documentos en la GMU esperando ser tramitados
Documentos en la GMU esperando ser tramitados- ABC

Diferencias de interpretación

«Hasta que no se materializa la Resolución de Toma de Conocimiento Favorable de la Declaración Responsable no se puede considerar cerrado el expediente que se pone en marcha» con la presentación de la misma. Así lo defiende el jefe del Servicio de Licencias amparado por la resolución municipal firmada en junio de 2012. Y aquí es justamente donde difieren los funcionarios, que consideran que el procedimiento finaliza una vez se ha realizado la verificación administrativa, quedando las visitas de control sujetas a casos con criterios muy concretos.

Los técnicos denuncian que el procedimiento de comprobación no se encuentra regulado ni tampoco se han planificado los correspondientes Planes Municipales de Inspección, ni se ha creado un Cuerpo de Inspectores dotado de personal funcionario capacitado para ejercer como tal. Todo ello genera, a juicio de los técnicos, situaciones de inseguridad jurídica tanto para los promotores de los negocios como para los propios trabajadores municipales. Además, critican la insuficiente dotación de personal técnico en la oficina del Servicio de Licencias, que no contribuye precisamente a agilizar los procedimientos de resolución de expedientes.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios