AYUNTAMIENTO

La Gerencia de Urbanismo de Córdoba prepara sus primeras oposiciones en 20 años

El presupuesto dice que serán nueve plazas que ahora están vacantes

Entrada a la Gerencia Municipal de Urbanismo
Entrada a la Gerencia Municipal de Urbanismo - VALERIO MERINO

Si la Gerencia de Urbanismo existe como organismo autónomo desde primeros de los 90 -el exalcalde Manuel Pérez fue su primer presidente-, 2017 puede ser un año verdaderamente peculiar para una organización municipal que tiene carácter estratégico. Por primera vez, el equipo de gobierno plantea convocar oposiciones abiertas para funcionarios con el objetivo de crear empleados de carrera en un organismo municipal donde la práctica totalidad de la plantilla no ha superado una prueba de estas características.

Según el documento presupuestario elaborado por el equipo del edil de Urbanismo, Pedro García (IU), se convocarán nueve plazas. Eso no quiere decir que ningún laboral vaya a perder su empleo si no supera el trabajo ya que se trata de puestos de trabajo vacantes no cubiertos. Se ha decidido ya que, de las nueve plazas, se ofertará una para un ingeniero técnico, un topógrafo (ésta, de carácter urgente), dos arquitectos técnicos y dos administrativos. El resto se fijarán en función de un estudio que pretende reducir categorías profesionales no nececesarias para incrementar determinadas funciones que sí son relevantes en estos momentos en la estructura de la institución.

Organización compleja

La situación de Urbanismo siempre ha sido un dilema municipal debido al crecimiento relevante de un organismo que pasó de contar con un puñado de trabajadores en la antigua sede de la plaza de Colón a ser una de las organizaciones más complejas de la estructura del Consistorio. Hasta el momento, los únicos funcionarios que hay en la casa trabajaban en el Ayuntamiento matriz y se adscribieron al organismo autónomo mediante unos decretos que se tienen que prorrogar en plazos de dos años. Actualmente, hay una treintena de funcionarios de carrera y más de cien laborales.

La última vez que se realizó algo parecido a unas oposiciones fue en el año 2000. Entonces, se convocaron unos exámenes para cubrir una serie de puestos en la entonces llamada Oficina del Territorio. En aquellas pruebas participaron unas 1.500 personas para puestos de abogado, arquitecto, delineante y administrativo. Una sentencia posterior entendió que no cabía considerarlas como oposiciones ya que la forma en la que se habían difundido no era la reglada por la norma. La situación laboral de la institución ha sido objeto de numerosos informes y decisiones. Izquierda Unida concedió el carácter indefinido a los empleados laborales que llevaban años trabajando en la casa. A su vez, concedió un estatus similar a los contratos al personal funcionario. El PP, por su parte, hizo regresar a una parte de los funcionarios de carrera a su puesto de origen en la institución matriz.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios