Imagen de la inacabada Ronda Norte de Córdoba
Imagen de la inacabada Ronda Norte de Córdoba - Valerio Merino
Mediante garantías

La Gerencia de Urbanismo de Córdoba activa partidas para invertir más de 22 millones de euros

Es el caso de la Ronda Norte o la urbanización del antiguo polígono de la Azucarera de Villarrubia

CórdobaActualizado:

El consejo rector de la Gerencia Municipal de Urbanismo pretende realizar esta semana la operación contable para activar las partidas de inversiones pendientes por valor de 22 millones de euros que estaban sin gastar en el presupuesto de 2017. Con este paso, el equipo que dirige el teniente de alcalde de Urbanismo, Pedro García, tendrá recursos con los que acometer algunas de las iniciativas que no se han desarrollado en los últimos años y que, sin embargo, tenía financiadas.

La mayor parte del dinero corresponde a lo que se conoce como financiación afectada. Se trata de proyectos que estaban congelados y de los que se disponía de recursos que no se han gastado por distintos avatares, la mayor parte de ellos judiciales. Este tipo de actividades se financian mediante garantías colocadas en su momento por los promotores de los proyectos que fueron incautadas por Urbanismo ante su incumplimiento. Es el caso de la Ronda Norte o de la urbanización del polígono de la antigua Azucarera de Villarrubia. Son las dos iniciativas anunciadas por el equipo de Urbanismo de más próximo desarrollo y que se encuentran, en ambos casos, en proceso de planificación.

Zonas comunes en la Normal

Algunas de las partidas son tan antiguas que su aplicación es, a todas luces, inviable. Es el ejemplo de los 600.000 euros que quedaron financiados del Urban Sur, del que aún resta la apertura de la Normal, edificio en el que hay que desarrollar las zonas comunes de acceso que nunca llegaron a ejecutarse. También queda algún proyecto extraño del Urban Ribera, que se realizó en los años noventa cambiando la piel de esta parte de la ciudad.

Otro paquete de partidas financiadas tiene que ver con desarrollos que no han llegado a hacerse y preveían recursos tanto parapagar a los equipos técnicos como para efectuar expropiaciones de suelo. Es el caso, por ejemplo, del dinero que la Gerencia de Urbanismo tiene desde hace años para pagar el Plan Especial de la Sierra. La primera versión del texto se conoció con IU en la Alcaldía aunque el PP siempre aseguró que realizaría una reforma a fondo al entender que suponía un problema para determinadas actividades económicas.

En la última parte de las partidas pendientes de gastar, se encuentran actuaciones directas sobre edificios. Es el caso de la iglesia del asilo de Campo Madre de Dios, pendiente de devolver a la Iglesia por un antiguo pleito que arranca en la desamortización.