CONSUMO

Endesa y la Policía desactivan 20 casos de fraude eléctrico en Córdoba

Las inspecciones sorpresa hallaron dobles acometidas en zonas industriales, Centro y Trassierra

Un hombre entra en una oficina de Endesa de la capital cordobesa
Un hombre entra en una oficina de Endesa de la capital cordobesa - Archivo

Los pasados 22 y 29 de agosto y también el 16 de septiembre la compañía Endesa, en colaboración con la Policía Nacional, llevó a cabo actuaciones contra el fraude eléctrico en Córdoba realizadas por el personal de Endesa, en colaboración con la Policía Nacional, a raíz de indicios sobre posibles actividades ilegales en determinados locales y contando con el factor sorpresa del horario elegido para las inspecciones. Así, se revisaron en total 25 suministros encontrándose 20 de ellos con manipulaciones y anomalías.

Según ha informado la compañía eléctrica en un comunicado, además de dobles acometidas, el tipo de manipulación constitutiva de delito más numeroso, se documentó la existencia de manipulaciones en las conexiones de los contadores y en los registradores. Todos los suministros quedaron cortados y las manipulaciones desmanteladas.

La mayoría, de hostelería

Los locales inspeccionados se dedicaban en su mayoría a la hostelería, ya que fueron 10 bares y restaurantes, dos comercios de alimentación, un club nocturno, cinco talleres de chapa y pintura, una platería y una asociación cultural. La energía total recuperada en estas actuaciones supera 1,8 gigawatios por hora, con una valoración aproximada de 320.000 euros.

El reparto del fraude eléctrico por zonas fue de siete en el polígono de las Quemadas y Tecnocórdoba, en la Zona Norte; seis más en Amargacena y la avenida de la Torrecilla y siete en la Zona Centro y Trassierra.

Según las mismas fuentes, el total de energía defraudada recuperada en Córdoba en 2015 fue de 19.771.874 kilowatio, lo que equivale al consumo de toda la provincia de Granada durante 2,5 días. En el primer semestre de 2016 la energía recuperada casi alcanza al valor total de 2015 con 15.354.310 kilowatios.

De esas cantidades de energía defraudada, el 80% pertenece a pymes y empresas de diversos sectores industriales y el 20% restante corresponde, en su mayoría, a particulares con grandes consumos, de los cuales sólo el 1% corresponde a clientes vulnerables.

La compañía ha advertido en la nota que el fraude eléctrico es un acto ilegal y de competencia desleal y, por ende, provoca un incremento en la factura del resto de ciudadanos de unos 150 millones de euros al año.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios