Pakito pugna con Cols
Pakito pugna con Cols - RAFAEL CARMONA
FÚTBOL SALA

Un final cruel e injusto para el Itea

El conjunto blanquiverde cae ante el filial del Barcelona en el Vista Alegre (4-5)

CÓRDOBAActualizado:

El desenlace del partido entre el Itea y el Barcelona B fue tan cruel como injusto. Tras ir perdiendo 0-4, el conjunto cordobesista igualó y hasta creyó el culminar la remontada. Y estuvo cerca, pero un tiro de castigo a falta de 90 minutos transformado por Daniel le dejó sin puntos y sin recompensa a un gran esfuerzo.

Se puede decir que el Itea se complicó demasiado pronto el partido. A los cinco minutos, ya tenía cubierto el «bonus» de faltas y se condicionaba durante todo el primer tiempo. Tal vez eso o tal vez la calidad del filial del Barcelona , hizo que en los primeros minutos tuviera poco contacto con el balón.

Para su suerte, Agus firmó una primera parte de mérito. Mantenía a los suyos en el partido a la espera de tiempos mejores. Sin embargo, el Barcelona B aprovechó una laguna defensiva en un lance de estrategia para hacer el 0-1 a través de Luis García. Paradójicamente, eso llevó al Itea a mejorar en el apartado ofensivo.

David Leal y Cristóbal rozaron el empate. Daba la sensación de que el signo (y el sino) del partido cambiaban. Pero no. Porque Catiti, torpemente, sacó su codo a paseo y vio una segunda amarilla que llevó al Itea a estar dos minutos en inferioridad merced a su expulsión.

En esa fase, se empleó bien en defensa el conjunto blanquiverde. Sin embargo, en el último suspiro vio como Santos le marcaba el segundo gol y el esfuerzo extra no tuvo recompensa alguna para el equipo de Macario. Incluso, el Barcelona B pudo ampliar la cuenta con un disparo a la madera y nuevas paradas de Agus. Especial mención, una con la cara que le obligó a recibir asistencia médica.

Tras ese lance, el péndulo en el que se convirtió el partido se volcó de nuevo sobre la portería del Barcelona B. Y, por momentos, hubo acciones que se calcaron. Santos, con una amarilla, también fue torpe y fue expulsado. Incluso, su portero, Sahuquillo, paró un tiro que iba a gol con su cara y también necesitó de atenciones.

Por cuadrarse, hasta se cuadraron las faltas de uno y otro equipo. Pero el marcador, no; y tampoco marcó con la superioridad numérica. Y ése, sin duda, era el principal problema de los blanquiverdes de cara a la segunda mitad. Una losa en forma de desventaja de dos goles por remontar.

De salida, el Itea tuvo más balón, aunque con el permiso de un Barcelona B dispuesto a sentenciar el partido a la contra. Y sus opciones tuvo, pero no las culminó. Como tampoco lo hizo Ismael cuando marró un gol cantado tras un pase de Cordero que lo dejaba a puerta vacía. Al menos, la secuencia dejaba a las claras el compromiso del equipo en cada balón y en cada esfuerzo.

Porque Macario seguía rotando el banquillo, exprimiendo a un equipo que arriesgaba con su defensa. Nuevamente estaba cargado de faltas, pero no quedaba otra. Iba sin red. Y tal vez, eso fue lo que le costó el tercer gol, obra de Roberto. Con 14 minutos por jugarse, el Itea ya sabía que la siguiente pantalla era la de una aspiración a una página épica.

Sin embargo, el partido se torció aún más. Y en una salida de su propia portería Freixas se la jugó con un lanzamiento lejano que acabó en gol. Podría ser el principio del fin, aunque Macario aún pidió un tiempo muerto en busca de soluciones sobre el 40x20. La primera, David Leal jugando de «cinco».

Obviamente, eso suponía un riesgo mayor. Y el Barcelona B coleccionó ocasiones y balones a la madera. Entonces, Ismael acortó distancias y el Vista Alegre entró en ebullición que incrementó en temperatura con el gol de Manu Leal. 2-4 y diez minutos por jugarse.

Siguió la misma decoración. Es decir, haciendo uso del «power play», el Itea trataba de de hundir la defensa azulgrana, aunque no siempre encontraba fisuras. De hecho, hasta pareció sentirse cómodo el Barcelona B. Pero eso no amilanó a los blanquiverdes, que querían alguna ocasión para entrar de lleno en el partido. Y eso se lo ofreció Cordero con el 3-4.

El Itea siguió apretando hasta que niveló la contienda. De nuevo, Ismael protagonista en la rúbrica. El gol hizo soñar al Vista Alegre hasta el punto que los cordobesistas mantuvieron el riesgo hasta el final. Querían el todo, pero se quedaron con la nada. Porque tras un ataque estático, el Barcelona B salió al contragolpe y Cardona forzó una falta fuera de «bonus». Es decir, la sexta. Daniel, desde los 10 metros, no perdonó. Y, pese a que quedaran 90 segundos por jugarse, el Itea se quedó sin premio. Tan injusto como cruel.