AERONAÚTICA

Una filial del grupo Ferrovial controlará el tráfico aéreo del aeropuerto de Córdoba

AENA adjudica el AFIS, el servicio necesario para que las instalaciones sigan operando

Aeropuerto de Córdoba
Aeropuerto de Córdoba - ARCHIVO

Una empresa filial de la multinacional Ferrovial, llamada Ferronats, ha sido la empreas elegida por AENA para dirigir los servicios de control del tráfico del aeropuerto de Córdoba, el llamado AFIS (por sus siglas de «Aerodrome Flight Information Service»). Se trata de una pequeña inversión para la empresa semipública pero una bola de partido para el aeropuerto de Córdoba ya que disponer de este servicio es lo mínimo que se requiere para que un aeropuerto siga abierto como tal según las reglas internacionales que rigen el tránsito de aeronaves.

Ferronats se ha adjudicado el contrato durante cuatro años por un millón de euros frente a su única competidora, que ofrecía unos 90.000 euros más. En total, y según aparece en la información de contratación pública de AENA, la empresa se queda con esta actividad mercantil —oficialmente externalizada— con una bajada del 25 por ciento. Una de las cuestiones que conviene aclarar es que Ferronats es una empresa proveedora de servicios que trabaja habitualmente con la empresa participada por el Estado. En concreto, y entre otras cosas, tiene adjudicada la dirección de la torre de control de los aeropuertos más cercanos a Córdoba, los de Sevilla y Jerez de la Frontera. La firma, fruto de la unión entre Ferrovial y la británica NATS (los privatizados servicios de control aéreo del Reino Unido), dirige las operaciones de control en doce torres «liberalizadas». Aeropuertos andaluces aparte, trabaja en Sabadell, Cuatro Vientos, Vigo, La Coruña, Valencia, Ibiza y Alicante. Aproximadamente, unos 18 millones de pasajeros anuales. 

AENA sacó a concurso, por procedimiento negociado, el AFIS del aeropuerto el pasado mes de junio y la adjudicación se produjo el pasado 21 de octubre. Lo hizo tras una polémica porque la empresa pública defendió durante mucho tiempo que no era razonable realizar nuevas inversiones si no estaba demostrado su repercusión empresarial. En realidad, reformar el aeropuerto de Córdoba y no instalar el AFIS era como comprarse un yate y no colocarle el flotador obligatorio para salir a navegar.

En estos momentos, los pilotos se guían solamente por lo que ven. No existe una fecha concreta para la instalación del servicio ya que hay que realizar unas pequeñas obras de adaptación y obtener los certificados necesarios para operar.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios